La censura está muy presente en nuestro día a día, por lo que algo tan influyente como es la música también se ve en la situación de lidiar con ella con una altísima frecuencia. Que tu propio arte se vea maltratado a base de tijeretazos en esas letras en las que has puesto tanto esmero es el precio que toca pagar por traspasar la barrera de lo políticamente correcto marcada por gente más proclive a escandalizarse y que maneja más influencias en las altas esferas que un artista.

Si permaneces fuera del radar de los altos ejecutivos, podrás respirar tranquilo pensando que nadie quitará ni una sílaba de tus canciones. Si por el contrario estás consiguiendo cierta repercusión, prepárate a que se abalancen sobre tus piezas dispuestos a eliminar todos esos “fucking” o “bitch” que pusiste ahí aunque sólo fuera para añadir algo de intensidad a lo que estabas contando. No podemos permitir que un infante termine escuchando la última sensación del Metal Extremo por Spotify o por la radio y oiga esas palabras malsonantes que no debería escuchar un niño de su edad.

El origen de la etiqueta del contenido explícito

De todos modos, el Parental Advisory al que se hace mención en el titular no se refiere directamente a esas etiquetas que vemos estorbando en las portadas de los discos que puedan contener letras no recomendables para los niños. Es más, el Parental Advisory no es un elemento de censura en sí, sino un sistema de advertencia ideado como término medio entre los autores de la música de letras polémicas y el Centro de Padres de Música y Recursos (PMRC) que pretendían censurar ese material para que no llegara a oídos de sus hijos. Muchos artistas lucharon para mantener libres sus creaciones de la acción censora del PMRC, entre ellos Frank Zappa o Dee Snider de Twisted Sister, quienes además compusieron el tema ‘We’re Not Gonna Take It’ como respuesta al citado organismo.

El Parental Advisory es un sistema de advertencia ideado como término medio entre los autores de la música de letras polémicas y el PRMC que pretendían censurar ese material

Así, la etiqueta del Parental Advisory fue adornando las portadas de diversos álbumes para artistas como Megadeth, Guns N’ Roses, Ice T, Geto Boys o incluso Prince. No obstante esta medida, además de quedar horrible en algunas portadas de discos, no abarca todo el espectro de música publicada a causa de que son los propios sellos los que deciden si lo ponen o no, puesto que no existen unos parámetros comunes y estandarizados más allá de alguna sugerencia de la RIAA. Existen muchos establecimientos donde se prohibe vender discos que lleven esta etiqueta, como es el caso de la cadena de supermercados Walmart que sólo acepta versiones “limpias” de los discos en las que se eliminen esas partes explícitas (en su momento se negaron a distribuir el 21st Century Breakdown de Green Day por no recibir dichas copias limpias).

https://www.youtube.com/watch?v=OEHSRgwvbcI

If you don’t like my lyrics you can press fast forward

Obviamente Internet hacía que una simple etiqueta quedará inservible, más aún teniendo en cuenta que uno podía conseguir un CD con dicha advertencia con la misma facilidad que se mete en un cine a ver una película recomendada para adultos. A las copias ilegales no les pueden meter mano, pero sí a los archivos digitales distribuidos por iTunes, Amazon y demás, incluyendo la odiosa pegatina en el artwork y haciendo de las versiones limpias casi las versiones oficiales puestas a la venta en estos servicios o puestos en servicios de streaming legales como Youtube o Spotify. Cualquier precaución es poca, no vaya a ser que alguno de nuestros hijos coja el ordenador y accidentalmente termine escuchando una canción de Cannibal Corpse.

¿Se debe imponer el Parental Advisory aunque eso termine empañando la obra del artista o deben ser los padres lo que se involucren más para que el material explícito no llegue a sus hijos?

Quizá sea algo desmesurado el tildar de censura el eliminar ese tipo de palabras malsonantes de las canciones, pero no puedo evitar expresar mi desacuerdo con este tipo de medidas para según que casos. Por ejemplo, estás tranquilamente escuchando ‘Aunt Lisa’ de Mastodon a través de Spotify y cuando llegas al gran momentazo final a lo Faith No More te topas con la ausencia de una palabra en la frase “Hey, ho, let’s ……. go”, cortándote el rollo en un momento que se supone debía ser un subidón de los te hacen levantarte de la silla. El método para proteger a los más pequeños consiste en quitar una palabra malsonante, en cuyo contexto pierde su significado sexual, todo ello en una canción cuyo tema central de la letra es un homenaje a la tía de Brann Dailor y termina perdiendo el que debería ser un punto álgido con solo quitar una palabra. Pero claro, todo sea por proteger el público infantil de Mastodon, que como sabemos es muy numeroso (?).

En cierto modo, este caso, como muchos otros, nos debería hacer plantearnos hasta qué punto se puede permitir esta clase de protección. ¿Se debe imponer el Parental Advisory aunque eso termine empañando la obra del artista? No me entendáis mal, comprendo totalmente que hay cierto contenido que no debería llegar a los oídos de los niños, pero no termino de ver que la tarea de impedir que eso ocurra deba de recaer en su mayor parte en la industria musical y no en los educadores. Si a los padres les enerva que Jay-Z diga repetidamente la palabra “bitch” en ’99 Problems’ y no quieren que sus hijos escuchen esa clase de vocabulario, quizá deberían preocuparse más de que sus descendientes no lleguen a esa clase de contenido más que en pensar que por eliminándolo de raíz va a ser como matar al perro y que se acabe la rabia. Porque desengañémonos, de una manera o de otra se puede terminar llegando a la version sin censura, así que podemos ver que no es un método cien por cien eficaz. En la propia pieza de Shawn Corey Carter encontramos una frase que puede servirnos como resumen: si no te gusta lo que estás escuchando, pasa para adelante y cambia la canción.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments