Hay pocas cosas más alucinantes en la vida que escuchar a Marvin Gaye sin música ni coros

«Pelos como escarpias» no indican con la rotundidad que necesitamos lo mucho que se nos ponen los pelos como escarpias con esto.