Si hace un par de años en esta casa dábamos a Spotify por muerto tiempo antes de que varios de los artistas más influyentes de la actualidad hiciesen campaña en contra del servicio por lo insolidario o injusto que suponía en lo económico hacia los músicos y bandas minoritarias, podéis imaginaros cuál puede ser nuestra opinión al respecto del empeño que parece tener cada operador o proveedor de servicios de comunicación y portal de venta online en tener su propio servicio de música en streaming.

Estos días se suman a este saturado grupo la operadora norteamericana AT&T y el fabricante de auriculares Beats (ligado al gigante de la telefonía HTC), quienes tienen previsto lanzar el próximo día 21 de Enero en suelo estadounidense un nuevo servicio de música en streaming que, al parecer, no tiene como objetivo aportar nada nuevo en este saturado sector del mercado más allá de plantar cara a Spotify con, al parecer, las mismas armas pero una propuesta bastante menos flexible que el servicio sueco.

Siguiendo un modelo similar al que otros proveedores de música en streaming han seguido de la mano de operadores de telefonía móvil, como Spotify con Movistar o Deezer con Tigo en Colombia, el segundo operador más importante de Estados Unidos va a pasar a ofrecer la posibilidad a sus clientes de escuchar toda la música disponible en su catálogo a través de plataformas móviles por la repetitiva cifra de 10 dólares al mes sin que Jimmy Iovine, cofundador y director de Beats, aclare si pretenden introducir alguna novedad reseñable con respecto a sus múltiples competidores más allá de la posibilidad de vincular la cuenta del servicio Beats Music a tres dispositivos móviles o a diez para cinco usuarios distintos a través de la cuenta familiar (a cambio de 15 dólares mensuales en este caso), permitiendo además que se pague el servicio directamente junto a la factura mensual del servicio de telefonía.

Nada se sabe en cuanto a nombres ni aplicaciones ni funcionalidades especiales para un servicio que no es más que la constatación del empecinamiento de operadores y fabricantes en engordar una burbuja que no contenta a casi nadie, ni a usuarios al 100% ni a los músicos, siendo solamente rentable el modelo para las grandes compañías discográficas al reservarse las mismas un altísimo porcentaje de los posibles beneficios obtenidos por un servicio de estas características.

Flagrante error será además la no existencia de una cuenta gratuita más allá de los días de prueba que el servicio ofrece a posibles clientes interesados, lo cual muestra que, aparte de avaricia, la estrechez de miras parece norma en este sector.

Quizás afirmar que la oferta de música en streaming carezca de futuro o interés sea demasiado aventurado, pero está claro que en la sobreoferta y la inexistencia de novedades no se encuentra la razón de ser y de existir de una idea que hace bien poco se antojaba revolucionaria. Probablemente el empeño de todos los servicios en ser globales intentando contentar a todos pero no dejando satisfecho a casi nadie sea uno de los principales problemas a los que este tipo de servicios se enfrenta.

Aparentemente conscientes de esto son los responsables de Revive, quienes con un servicio orientado específicamente a DJs, profesionales o aficionados, demuestran haber entendido que en un sector en el que sobreoferta e inexistencia de diferencias entre el producto ofrecido por los competidores son la norma, el dirigirse a un público o sector específico puede ser una manera, menos ambiciosa pero más efectiva, de tener éxito.

Originario de Suecia, cómo no, y con presencia operativa en Noruega, Dinamarca y Finlandia y con planes de llegar a corto plazo a Holanda y los países bálticos Estonia, Lituania y Letonia, el servicio cuenta con un amplio catálogo en música electrónica, aplicación de escritorio para PC y Mac y aplicación para móviles IOS y Android. Entre sus funcionalidades destaca que el reproductor ofrece funcionalidades similares a las ofertadas por software para DJs permitiendo reproducir dos canciones al mismo tiempo, hacer loops automáticos, multiecualizador, efectos de sonido y hasta mezclar, sincronizar y realizar playlists de forma automática cuidando las transiciones entre canciones entre otras muchas funciones.

Otra prueba de que Revive sí puede ser un servicio interesante para su público potencial es que es más económico que sus competidores, permitiendo disfrutarlo desde el navegador por 5 euros al mes y por dos más desde móviles o tablets. Aún no sabemos si el servicio llegará a España o el mercado latinoamericano en un corto plazo pero, atendiendo al hecho de que en este caso lo ofrecido sí puede ser realmente interesante para su público potencial, puede que su éxito nos permita disfrutar del servicio en nuestro país más pronto que tarde.

Nada asegura el éxito a un servicio de estas características máxime cuando aún queda un poco para el despegue definitivo de los proyectos de varios de los gigantes de la industria pero, si tuviese que apostar por el éxito de alguno de los dos servicios tratados en estas líneas, pondría todos mis ahorros en la casilla de Revibe y ni un mísero céntimo en la de Beats Music.

Veremos si el tiempo da la razón a los que apuestan por diferenciarse de los demás mediante la especificación, o a los que simplemente emulan un modelo que, además, se ha probado es muy complicado que de beneficios. Y si no que se lo pregunten a Spotify.

Vía | Hispasonic

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments