Anuncios

Helena Goch — Little Tiny Blue Men

El pop-folk español tiene una nueva y singular voz en femenino. Su dueña es la valenciana Helena Sanchis — Guarner, que hace poco más de un año descubrió que su lugar estaba al lado de una guitarra, cantando, tocando, creando canciones. El flechazo por este nuevo hobbie fue tan grande que, después de enmascararse tras su nombre artístico, Helena Goch, comenzó a subir vídeos a su canal de Youtube con sus propias canciones y los piropos recibidos no fueron pocos. Ese fue el inicio, el punto de partida de lo que hoy es su primer disco, Little Tiny Blue Men (Ernie Records, 2015), que ha visto la luz hace apenas unos días.

Primeros pasos en buena dirección

Es tan solo una principiante en este arte de la música, aunque las tablas las conoce bien gracias a su faceta de actriz en el teatro y en la televisión valenciana, ocupación que ha dejado de lado para dedicarse en cuerpo y alma a lo que parece ser su verdadera pasión. A pesar de su reciente llegada, ya se ha hablado de ella por el extranjero y además, se ha hablado de su mayor virtud. Así, la han convertido en la dueña de “a voice with stormy clouds” gracias a la escucha del que ha sido su primer single, ‘Perhaps’.

¿Quién le dice que no a melodías dulces y letras esperanzadas?

De una forma discreta y llena de ilusión, Helena trae debajo del brazo un disco sencillo, rápido, pero lleno de matices y sensaciones. Las nubes tormentosas son su voz, están en su voz. Y es que las canciones son relatos de inquietudes, de miedos, de deseos y de amores, sobretodo de amores, mentirosos, sinceros o predestinados.

Little Tiny Blue Men ha contado con la producción de Julio de la Rosa y la colaboración de numerosos músicos como Jaime Olmedo (Havalina), Charlie Bautista (The Sunday Drivers, Tulsa), Jorge Fuertes (We Are Standard), Cecilio Santiago (Nudozurdo, Bandini) y Ángela Rubio (J.F. Sebastian). Tras unos cuidados arreglos de piano, vientos y percusión, el disco esconde diez canciones que suponen un primer paso en el camino más que destacable para Helena Goch. Puede que no ofrezca nada nuevo ni que no hayamos escuchado ya antes, pero ¿quién le dice que no a melodías dulces y letras esperanzadas? Nuevos nombres, nuevas caras, un soplo de aire fresco siempre sienta bien.

6.5/10

‘He Said To Me That Day’, ‘Serendipia’, o ‘Goodbye To You’ son solo algunas de las interesantes propuestas que se escuchan entre los minutos de música y magia de este disco debut que, como todos los recién llegados, no se libra de sufrir las comparaciones. Porque sí, las hay; Helena recuerda mucho por momentos a esa Russian Red de I Love Your Glasses, a una inolvidable Alanis Morissette o a los momentos más rítmicos por los que a veces se mueven CocoRosie. Pero, a pesar de las comparaciones, Helena Goch ha encontrado su propia voz y parece dispuesta a dejarlo claro al subirse a un escenario siendo todavía una desconocida para la mayoría.

Anuncios