“HELLSONGS_Long Live Lounge” src=”http://img.hipersonica.com/2012/09/Hellsongs_longlivelounge cover.jpg” class=”centro” />

¿Una banda de indie pop que interpreta un repertorio de canciones de metal y hard rock? A priori suena como poco atrevido e incluso pretencioso, pero lo de los suecos Hellsongs es todo un fenómeno en el norte de Europa. Su disco Long Live Lounge supone su encuentro con la Gothenburg Symhony Orchestra en una noche inolvidable el 11 de marzo del año 2011.

Long Live Lounge, un repertorio ajeno que parece propio

Hay varias formaciones y artistas que han acudido a clásicos del metal y hard rock con mayor o menor éxito, caso de Easy Star All-Stars, el inclasificable Richard Cheese o los ‘paletos’ Hayseed Dixie, pero lo de Hellsongs es un gol por toda la escuadra a un cancionero totalmente opuesto a sus planteamientos musicales.

Lo de Göteborg es pop independiente con una pizca importante de folk suficiente para transformar un cancionero de trece canciones en un repertorio que parece propio, porque vaya vuelta que le dan a temas de Metallica, Iron Maiden, Black Sabbath, Slayer, Pantera, AC/DC o Twisted Sister.

Esta formación con tres discos previos, Songs in The Key of 666, Pieces of Heaven a Glimpse From Hell y Minor Misdemeanours, tocaban en casa y la audiencia estuvo entregadísima ante esta sorpresa que le tenía preparada junto a una selección de músicos de la Sinfónica de su ciudad natal.

Al frente del trío, una cantante enorme, Siri Bergnéhr, y un ‘Seek & Destroy’ de Metallica impactante. Queda claro que Hellsongs tienen talento y han hecho de este corte un tema super positivo, alegre y pegadizo; incluso con la orquesta se ha convertido en un tema camp, algo a priori inimaginable.

A su versión ‘The Evil That Men Do’ de Iron Maiden puede que los fans de los ingleses la califiquen de atroz, pero la han convertido en un corte optimista y etéreo gracias a la voz de hada madrina de Siri.

Y a ‘Run to The Hills’ le han despojado de todo su envoltorio metálico convirtiéndolo en una balada folkie a base de flauta y a la técnica fingerpicking con la que toca la guitarra Kalle Karlsson. Mientras que ‘Heaven Can Wait’, de Somewhere in Time, la han hecho totalmente suya y tan solo ese estribillo no es familiar.

Y solo por esa adaptación de War Pigs’ de Black Sabbath merece la pena hacerse con una copia del álbum. Increíble la transformación en balada de uno de los himnos de la formación clásica de la banda inglesa. La fuerza de la original la han cambiado por un barniz de melancolía y dramatismo. Enormes.

Impensable esa revision blues de ‘Sin City’ de AC/DC etapa Bon Scott, cuya melodía la traza un piano embriagador. La interpretación de Siri Bergnéhr roza la perfección. Y qué decir de ese atrevimiento con Walk de Pantera. Irreconocible versión con un toque jazz-blues que soprenderá a los fanáticos.

A Youth Gone Wild’ de los inolvidables Skid Row le conservan la melodía original, pero al añadirle esas cuerdas y dotarla de un tempo ralentizado pervierten la crudeza de la pieza y el sentido de la letra.

Pocos se atreverían a pasar al tamiz folk-pop a un himno como ‘Schools Out’ de Alice Cooper. Me imagino que a su autor le habrá gustado esta versión campestre. Y creo que nadie de esta escena se fijaría en ‘Skeletons of Society’ de Slayer, un tema de Seasons in The Abyss, convertido en inofensiva pieza folk-pop, para mí demasiado frívola, a pesar de esa aplastante letra que habla de decadencia y destrucción.

En la recta final del concierto se marcaron una de TNT: ‘10.000 Lovers (In One)’ y otra de Ozzy Osbourne: I Just Want You. La primera transformada en un estándar coral jazzie y la otra en un baladón que a mí me ha recordado a algo de Natalie Merchant. Y el cierre lo hicieron con un himno de Twisted Sister. We’re Not Going to Take it, una poderosa balada fresada de coros y cuerdas sublimes.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments