Herman Dune — Strange Moosic: ni tanto, ni tan indie

Para una banda que a lo largo de 11 años ha ofrecido nada menos que 10 álbumes, probablemente deba quedar ya poco que ofrecer. Ni es el ritmo más adecuado, ni es lo normal, pero aquí están Herman Dune, anteriormente trío y ahora dúo, demostrando que uno se puede equivocar al hacer suposiciones como esta.

Si que puede quedar algo que aportar, aunque las sorpresas ya se hayan quedado por el camino. A finales de mayo, lo que lanzaban era ese décimo disco, bajo el título de Strange Moosic, una colección de 12 canciones en las que la principal característica es la continuidad.

Con este nuevo trabajo, Herman Dune, ahora ya sin diéresis y sin André Herman Düne, lo que ofrecen es continuidad a todos sus seguidores. Básicamente, si os contáis entre ellos y os gustaron sus anteriores trabajos, este Strange Moosic difícilmente os defraudará.

Y si algo funciona… ¿para qué lo vas a cambiar?

Probablemente, donde más se noten las diferencias con respecto a sus anteriores trabajos es en los ligeros cambios de instrumentación a los que David-Ivar Herman Düne y Néman Herman Düne han sometido su música. Sobre todo con la desaparición de sus otrora habituales ukeleles, que ahora ya brillan por su ausencia.

https://www.youtube.com/embed/sIsHY43zx7Y

Herman Dune han querido dotar a sus temas en esta ocasión de un sonido que mezcla sensaciones románticas, como los amores de verano, los viajes por carretera, desencuentros amorosos, tristeza, melancolía… conseguidos o bien a través de las letras o bien con las melodías. Toda una declaración de buenas intenciones a priori, aunque luego fallen en su ejecución, ya que las letras de David-Ivar tratan de ser más poéticas de lo que realmente llegan a ser. Un buen intento, pero que no consigue sus propósitos.

https://www.youtube.com/embed/hY_wuw2u5lY

Un punto este de las letras en el que Herman Dune también tratan de parecer indies, aunque sinceramente, me parece tan sólo una pose inútil. Si quieres parecer indie, desligarte del mainstream, lo más normal no es buscarte a una estrella como Jon Hamm (aka Donald Draper de Mad Men) para que protagonize un vistoso y adorbale vídeo que presente tu nuevo álbum: no hay nada más contrario a la filosofía indie, pero ellos lo han hecho, ¿error de cálculo o doble intención? No sé, pero unas cuantas nuevas seguidoras seguro que se ganan, eso sí.

Lo que no es criticable es la elección de ‘Tell Me Something I Don’t Know’ como primer single del álbum. Es uno de los temas más identificables con la música de Herman Dune por un lado, y por otro, probablemente (y vídeo aparte) es el que más gancho comercial puede tener, ya que de Strange Moosic aún no se ha elegido ningún corte para anunciar cerveza. Una melodía pegadiza como pocas al igual que una letra simple, que también se queda en la mente a la primera de cambio; ahí tienen su objetivo más que conseguido.

https://www.youtube.com/embed/tvd-dbqKVBo

Y ese es otro punto a destacar respecto a Strange Moosic: Herman Dune quizás hayan conseguido americanizar más si cabe el sonido de sus nuevas canciones. Perfectamente podrían pasar por una banda del otro lado del charco, y a las pruebas me remito por ejemplo con ‘I Hear Strange Moosic’, que podría pasar por cualquiera de esas baladas tristes que Tom Petty y sus rompecorazones han hecho populares, pero es que ‘Be A Doll And Take My Heart’ es un verdadero clon de ‘Learning To Flymade in Europe.

https://www.youtube.com/embed/44ANfQ9yDas

En Hipersónica | Herman Dune, vídeo de Tell Me Something I Don’t Know: la cara amable de Don Draper

Anuncios