High On Fire — De Vermis Mysteriis: cuando la brutalidad es un punto fuerte

Las nuevas canciones están resultando absolutamente demoledoras; en una de ellas hay riffs que son como mazazos. Pienso que este álbum captura la esencia de la banda verdaderamente bien.Jeff Matz

Con estas palabras describía el bajista de High On Fire su nuevo disco, De Vermis Mysteriis, que ya está en el mercado. No se ha equivocado lo más mínimo porque el sexto larga duración de este trío de stoner-doom ha colmado con creces las expectativas que teníamos puestas en él cuando las pasadas navidades dijimos que era uno de los álbumes más esperados de 2012.

De Vermis Mysteriis: un esqueleto básico con capas de improvisación

High on Fire con Matt Pike, miembro también de los resucitados Sleep, a la cabeza liderando a una banda en la que además Matz completa el batería Des Kensel, han hecho de la brutalidad su punto fuerte. Porque brutote es a más no poder esta nueva entrega, algo casi impensable para un nombre ya emblemático dentro del panorama metálico internacional.

https://www.youtube.com/embed/rer1Ra7eNt0

En De Vermis Mysteriis, Matt Pike ha revalidado con creces el apelativo de uno de los nuevo dioses de la guitarra que un día le puso la revista Rolling Stone. Su capacidad para crear riffs queda suficientemente demostrada en la instrumental ‘Samsara’. Y sí es cierto, como él mismo ha declarado, que cuando compusieron los temas solo tenía un esqueleto al que le fueron añadiendo capas de improvisación. Ahí reside la grandeza de esta banda que se corona desde ya como candidata a estar de nuevo en el top 5 de álbumes de metal del año.

Para ubicar este pepinazo, que en Europa edita Century Media y en Estados Unidos Relapse, podríamos decir que parece un choque entre la velocidad crepuscular de Blessed Black Wings y la experimentación de Death is This Communion. Nunca antes la definición de High on Fire como Motörhead Meets Slayer estuvo tan justificada.

En este apocalipsis doomy, los jinetes destrozaamplis cabalgan al galope forzando sus monturas en ‘Fertile Green’, tema que ya conocíamos porque fue el adelanto del disco. Matt Pike da rienda suelta a una combinación devastadora de riffs aullando gritos de guerra, tejiendo una historia conceptual sustentada por una devastadora e imparable combinación de bajo y batería.

https://www.youtube.com/embed/P2dVwtZR4M4

Y eso es solo un ejemplo, porque su lado más doomy, pesado y castigador, nos lo encontramos en ‘Madness of an Architect’. High On Fire apabullan desde el primer minuto del álbum, cuando comienza a sonar ‘Serums of Liao’, un corte que ya habían empezado a tocar el pasado otoño para ver cuál era la respuesta del público. Y una vez que comienza esta exhibición cada minuto que pasa es una gozada.

High On Fire apabullan desde primer minuto del álbum

Otro gran descubrimiento de High On Fire es la versatilidad de Matt Pike para adaptar sus voces a lo que pide el tema. Si éste va a una velocidad endiablada como en ‘Spiritual Rights’, la ferocidad es lo que prima y menudo vozarrón se gasta, mientras que si la banda afloja el pistón como en la densísima ‘King of Days’, menudo riff épico se gasta Pike aquí, ésta se comporta como instrumento más, adaptado al tempo.

El riff sabbathiano, patentado por Tony Iommi, aparece de nuevo en el álbum y el comienzo de ‘Bloody Knuckes’ no tiene otra herencia que la de la banda inglesa. Claro está, High On Fire lo convierten en una maquinaria pesada, una locomotora desbocada con la que si te descuidas puedes desnucarte. El tema que da título al álbum, ‘De Vermis Mysteriis’ supone un homenaje a Motörhead, uno de las bandas de cabecera de High On Fire. Parece como si el Lemmy Kilmister de Another Perfect Day se hubiera unido al trío.

‘Romulus And Remus’ marca la recta final de The Vermis Mysteriis, en una onda muy thrashy para un tema que habla de los fundadores de Roma, los hermanos amamantados por la loba en el Capitolio. De nuevo a High On Fire no parece que nadie les toque. Y este viaje conceptual termina repartiendo cera, tal y como empezó, con ‘Warhorn’.

9.99/10

La banda lo ha titulado así, Los misterios del gusano, inspirándose en un grimorio de Robert Bloch, autor de Psycho. El concepto lo basan en la idea de un gemelo de Jesús fallecido en el momento del alumbramiento y si éste gemelo hubiera emprendido un viaje tras encontrar un pergamino de un antiguo alquimista chino que descubrió un suero fabricado a partir del loto negro. Una historia sobre viajes en el tiempo y sobre un personaje que ve el pasado a través de los ojos de sus ancestros. Esta última idea es lo que nos resuelve la incógnita sobre el misterioso arte gráfico que envuelve el disco.

High on Fire — De Vermis Mysteriis Tracklist

  • 1. Serums Of Liao
  • 2. Bloody Knuckles
  • 3. Fertile Green
  • 4. Madness Of An Architect
  • 5. Samsara
  • 6. Spiritual Rights
  • 7. King Of Days
  • 8. De Vermis Mysteriis
  • 9. Romulus And Remus
  • 10. Warhorn

La edición especial en CD y en LP, ésta en doble vinilo de color rojo o gris, incluye un póster de la banda más el CD, y tiene cuatro temas extras:

  • 11. Eyes And Teeth [Live]
  • 12. Comet Down Hessian [Live]
  • 13. Blood Of Zion [Live]
  • 14. Speak In Tongues

Sitio oficial | High on Fire

Anuncios