Un diez de agosto cualquiera. Bueno, en concreto el martes 10 de agosto de 2010. Los Iron Maiden entran en un Finnegans Irish Pub situado en Bergen (Noruega). Están de buen humor: acaban de llegar al país y hasta mañana no tienen concierto.

Ya sabéis cómo son estas cosas de copas a media tarde: “ponnos una ronda”, “venga, otra”, “y otra más”, “¿cuántas vamos?” “yo en la ronda 50 de Guinnes perdí la cuenta”, “jefe, ahora ponte 27 slippery nipples”, “¿Quién ha pedido el Jagermeister? Es jarabe, de esto no se repite”, “¿picamos algo?”.

Lo típico, vamos: el vermú de los campeones. El total de la cuenta es épico. Viéndolo, podemos suponer que, en ese bar noruego, hasta Eddie se puso hasta las patas.

Vía | The Daily Wh.at

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments