Anuncios

Hipersónica se ha vuelto comercial

Todo esto antes era prado… y también Hipersónica tal y como la conocisteis. Lo que llega a partir de ahora es otra cosa, una nueva Hipersónica. Venimos con algo más que un cambio de diseño y, aunque nos gustaría haceros un manifiesto, creo que ya hay suficientes por el mundo y muchos de ellos nunca se cumplen.

El mayor cambio de esta nueva etapa de Hipersónica es de puertas para adentro, más que visual o de intenciones. Nuestra publicación deja de formar parte de WeblogsSL para caminar en solitario. De cara a quienes nos leéis no cambia nada. Eso sí, cuando veáis popups de porno, no vengáis a quejaros.

Para vosotros, como lectores, sí que hay algunos cambios importantes:

  • Jubilamos respuestas pero la cambiamos por un foro (y esto nos ha de dar el premio a la modernidad, ¿no?).
  • Añadimos Disqus al sistema de comentarios, que os hará más sencillo seguir las conversaciones, loguearos y, ejem, perseguir más fácilmente a vuestros comentaristas más odiados (sí, Cronopio también está encantado con esto).
  • Si nos seguís a través del feed, el enlace a partir de ahora será: http://www.hipersonica.com/feed/
  • Introducimos formatos más dinámicos para audio y video (que ya era hora).
  • Y daremos distinta prioridad visual a las noticias y a las criticas y especiales (porque sí, porque sí, porque sí).

No, no hemos inventado nada en diseño, pero estamos muy satisfechos con cómo lucirá a partir de ahora Hipersónica y con haber logrado resucitar al muerto tras la migración. El resto de diferencias las iréis notando poco a poco y esperemos que todo en conjunto siga haciendo de Hipersónica un lugar que os guste.

Por supuesto, cualquier roto que veáis, avisad y llamamos al técnico. Viene de Murcia, así que no os preocupéis si tarda. Y recordad que podéis seguirnos en Twitter y en Facebook.

Queremos agradecer, por último, a WeblogsSL todos estos años. Suyo fue el impulso para crear Hipersónica, suya la idea que nos ha llevado hasta aquí y suya la paciencia y la apertura de miras para habernos soportado todo este tiempo. A todos ellos, y en especial a Julio Alonso y a Antonio Ortiz, gracias por todo (en especial, por no escuchar nunca nuestro número 1 de las listas de lo mejor del año).

Anuncios