“Holgado — Hay mucho campo” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/holgado-hs-foton-2013.jpg" class=”centro” />

Recurrir a un disco para que te salve las semanas es algo habitual para una generación que vive con la rutina pegada al asfalto. Con Holgado pasan los días como si fueran mañanas de domingo, un efecto placebo que provoca que las “horas muertas” sean tu mejor momento de relajación. Café e invierno para un disco que te va a llevar a un mundo imaginario apasionante, el de Keko Ponte.

Cada vez más vamos dando cuenta del cambio de roles en la industria discográfica. Holgado es un ejemplo más. Solo es necesario un buen material y muchas ganas para lanzar un disco a la calle. Aunque sea en Spotify, Bandcamp, descarga directa o loquesea. Grabado en casa por el propio autor, Hay mucho campo os va a descubrir un paradigma: las canciones, lo importante está en la base, en las canciones.

Empezando una guerra mundial

Porque realmente pasa que se le dan muchas vueltas al producto musical como si fuera un plato de alta cocina, cuando en el día a día gran parte del mundo consume precocinados sin dar cuenta de las diferencias. Pero el plato casero, hecho a mano con cariño, tiene un valor incalculable. Realmente la música tiene tanto de cocina (y no hace falta que venga Mikel Iturriaga a recordarlo) que es su propia esencia: juntemos un buen número de ingredientes y hagamos de ello una maravilla.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=3327824439/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Como un Magnetic Fields a la española, Holgado se mueve como pez en el agua entre sintetizadores y sonidos de fabricación casera. Dejando las programaciones, uno se tropieza con unas letras que llevadas a un escenario pueden ser la bomba. Sólo bucear entre canciones que te llevan al éxtasis por su sabor cotidiano y cruel de una ciudad como pueda ser Madrid. ¿Y no se encuentran, acaso, los recuerdos de The Charm of the Highway Strip o Holiday (1994), tan alegres en sus sintetizadores como efectivos?

“Vas a salir a cazar y está la calle en llamas”

‘La Berbena’ (la B es intencionada, amigos de la RAE) marca la dinámica de lo que será el disco, tanto a nivel musical como interpretativo. Aunque a mí, confesión personal, lo que más me gusta de todo es leer el disco. En ‘Las horas muertas’ o ‘Algo escondido’ se mueve en una realidad ficcionada que es pura dinamita; o ese lo-fi de ‘Gravedad cero’, una historia de ciencia ficción que se desarrolla en torno a una taza de café.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=3713516850/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Quizá sean las referencias cruzadas lo que atraen del disco sobremanera, encontrar un poco de aquí y de allá: discos, libros, películas… diseminados a lo largo de todo el caminos. No deja de ser verdad que le falta mucho trabajo musical, quizá los pormenores de trabajar sin una producción a medida (y muchas veces tan cara). Pero le salvan las ganas y el talento, tanto como el que está por descubrir ahí fuera. Se puede crear arte también así, solo a base de talento.

Yo quiero creer que sí, y quiero creer que los tipos como Keko Ponte van a seguir haciendo música. Se lo merece un disco como el suyo y nosotros, que lo escuchamos desde el café de los domingos por la mañana, que son todos los días, lo disfrutaremos.

Holgado — Hay mucho campo Tracklist

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments