Holy Wave — Relax

Hay quien ha definido las canciones de Holy Wave como un cruce perfecto, si es que tal cosa es posible dados los nombres a continuación citados, entre The Beatles y Beach Fossils. Tal denominación, que debería provocar obstrucciones arteriales e infartos cerebrales varios, por fortuna, no tiene correlación alguna con las canciones de Relax (2014, The Reverberation Appreciation Society), su primer disco.

Anteriormente ya habíamos podido escucharles en The Evil Has Landed (2012, Autoeditado), EP, y Evil Hits (2013, The Reverberation Appreciation Society), recopilación. Relax apuntala su evolución, y si hay un nombre actual al que debamos acudir para trazar comparaciones ése es el de Crystal Stilts, a quienes encontramos muy gustosamente en ‘Mouth Mountain’ mientras esperamos como agua de mayo la llegada de su nuevo disco.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3565092973/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2367286008/transparent=true/

Y sin embargo definir a Holy Wave por sus similitudes sería un error tan magno como injusto. Relax es la articulación de un relato propio en la ya densamente poblada escena psicodélica norteamericana. Al igual que Black Market Karma, Holy Wave, quienes participarán este año en el Austin Psych Fest, recopilación anual de las mejores virtudes del género — salpimentada por inclusiones tan sorprendentes como la de Oneohtrix Point Never — , optan por el espíritu sesentero sin caer en el Garage Rock, ya saturado.

Y ahí sus canciones se mueven como pez en el agua: son capaces de pisar el acelerador Pop/Rock sin perder el punto Lo-fi de sus anteriores canciones para regalar joyas como ‘Psychological Thriller’, ‘Surfin Mta’ o ‘Star Stamp’. Coqueteos Surf y homenaje sempiterno a The Velvet Underground: bien ejecutado siempre es una delicia. Y Holy Wave lo hacen a la perfección.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3565092973/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4239688506/transparent=true/

Relax, además, es un disco que da rienda suelta a la imaginación de Holy Wave. Para el recuerdo el inicio arrebatador de ‘Night Tripper’: acordes sostenidos, ritmo cabezón y voces traídas del más allá. El ambiente torna en espacial a lo largo de varias canciones del disco y eso también les sienta de maravilla. Si Crocodiles no hubieran optado por el Glam Pop de tinte hortera quizá deberían estar tocando estas canciones. Perdidos para la causa, nadie que disfrutara de las canciones de Sleep Forever o de los Woods de los primeros discos, hasta At Echo Lake, podría decir que no a las guitarras trenzadas de ‘Son of Sound’.

A Holy Wave les caben todos los registros de la psicodelia y el pop, también los más colocados y densos, concretamente en los cinco minutos de desarrollo alucinado de ‘Change Your Head / Ecstasic Moment’ o ‘Shamania’.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3565092973/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=851376356/transparent=true/

En Relax hay suficientes canciones para creer que Holy Wave tienen un futuro estupendo, incluido el elegante cierre que supone ‘Wet & Wild’. Es cierto que recuerdan a muchos nombres clásicos — ¿hay algún grupo psicodélico actual que no lo haga? — , pero sus canciones fluyen con tanta naturalidad que las referencias se evaporan rápidamente. Dejan de importar cuando se reproduce consecutivamente, sin solución de continuidad, el pulso Jangle de ‘Mouth Mountain’.

7.6/10

Ahí Holy Wave suenan estupendos, es cierto, y hay algo de malabarismo virtuoso en su capacidad para no echar de menos su faceta más Pop cuando se embarcan en el suave oleaje del desarrollo lisérgico. Relax es un disco diverso y poco repetitivo en el que Holy Wave se desempeñan con una regularidad y una finura fabulosas. Es imposible que alguien lo odie.

Anuncios