“Hurts-Exile” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/criticas-hs-Hurts-Exile-2013.jpg" class=”centro” />

El tópico del difícil segundo disco; ese tópico que tantas veces se nos presenta… tantas como artistas y bandas se atreven a ir a por más. Como siempre, unos salen airosos y otros se dan un buen batacazo. Hurts son los últimos en probar suerte, pero no adelantemos acontecimientos, analicemos mejor qué es lo que tienen que alegar en defensa de Exile, su personal reto del difícil segundo disco.

Al ponernos ante Exile, lo primero que nos llama la atención es ver como su portada es casi un calco de la de Happiness pero con el negro como protagonista. ¿Significa eso que el dúo pretende ahondar en la elegancia del sonido de su primer trabajo?

Hurts: quien mucho abarca…

Quizás sí, pero lo que llama la atención en una primera escucha es que, sin abandonar el synth pop del debut, posiblemente este disco esté dirigido a un espectro de público más amplio. Sus canciones, en general son más fáciles de digerir de un primer bocado, en su mayoría… porque en el otro lado tenemos unas cuantas que hacen de la oscuridad y quizás de la tristeza su razón de ser; sirva ‘The Road’ como botón de muestra.

Pero estar dirigido a más gente no significa descuidar lo que te ha hecho grande. Si en Happiness encontramos un disco profundo, repleto de momentos memorables que nos harán volver a él dentro de unos años y seguir disfrutándolo como el primer día, en Exile encontramos casi todo lo contrario: momentos perecederos que en un abrir y cerrar de ojos habrán desaparecido para siempre de nuestras vidas.

Ni un par de ganchos como los del primer trabajo, ni medios tiempos y baladas que se graben a fuego en nuestra memoria; nada de eso hay en Exile, y en su lugar tenemos que conformarnos con temas como ‘Miracle’ o ‘Blind’ para los primeros (aunque vengan con odiosas voces infantiles incluidas) o ‘Somebody To Die For’ o ‘The Rope’ para los segundos.

Queda muy claro además que para este segundo disco se han mirado más que nunca en el espejo de Depeche Mode, y si alguien tuviera alguna duda, que se escuche el intento de ‘Personal Jesus’ que han dejado caer en ‘Cupid’, que bien podría venir firmada por Gahan, Gore y Fletcher… al menos hasta el momento en que escuchamos la voz de Theo Hutchcraft.

Exile, o el exilio del segundo disco

Ahora imaginaos el ‘Wicked Game’ de Chris Isaak sin los falsetes del americano. La misma gracia le queda a ‘The Crow’, que es poco más o menos que eso, un ‘Wicked Game’ sin el carisma de Isaak.

El toque industrial lo ponen con ‘The Road’, el tema que les inspiró el libro de Cormac McCarthy del mismo nombre y que, eso sí, refleja a la perfección lo postapocalíptico de aquel, y con eso ya es capaz de hundir en le más profunda depresión a cualquiera, claro.

Las letras también han perdido bastante desde las del primer disco del dúo; ahora todo parece girar en torno a Theo, que se erige en protagonista de historias sosas, con apenas profundidad, que hacen dudar de si estamos ante los mismos que compusieron temas como ‘Wonderful Life’ o ‘Blood, Tears & Gold’.

Menos mal que el disco se enmienda a medida que se acerca su final, y en él encontramos lo más salvable del mismo junto con ‘Blind’ al principio. ‘Somebody To Die For’ es quizás la balada que más recuerda (y de lejos) a otras como la mencionada ‘Blood, Tears & Gold’ o ‘Stay’, mientras que ‘The Rope’, si no fuera por la voz de Hutchcraft, bien podría estar firmada por Anthony Gonzalez, y por último, con ‘Help’ no es que tengamos el mejor cierre posible, pero al menos el coro junto a las guitarras que explotan hacia al final dan un impagable tono épico que hace pensar más en una despedida definitiva del dúo que en un hasta luego.

Así que esto es lo que tenemos… a Theo Huchtcraft y Adam Anderson tropezando con la piedra del segundo disco. Una pena, porque la expectativas estaban altas tras el buen sabor de boca que nos dejaron al debutar.

Pero, mientras en Happiness encontrábamos un disco, un todo, aquí estamos ante uno de esos lanzamientos que más bien merece un despiece para quedarnos con los tres o cuatro momentos que pasan la criba. Temas sueltos para nuestros iPods y listas de reproducción. El resto, mejor los podemos dejar desde ya en el olvido; tampoco habremos perdido mucho.

Exile, tracklist

01. Exile
02. Miracle
03. Sandman
04. Blind
05. Only You
06. The Road
07. Cupid
08. Mercy
09. The Crow
11. Somebody To Die For
12. The Rope
13. Help

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments