Aquí llega otro de los grupos sorpresa del año. Con este disco, que significa su debut en todo el mundo, The Bowerbirds están dando mucho que hablar. No es para menos: su atractiva mezcla del folk más disparatado (el mismo que Devendra Banhart hace más accesible o el que Akron/Family practican) con los rayos luminosos del pop del colectivo Elephant 6 le convierten en el disco ideal para pasar todo el inicio del otoño colgado de él.

Porque sus texturas son cálidas y suaves, la voz de Beth Tacular tiene una emotividad contagiosa, las melodías son afortunadas y las músicas que las acompañan (con sus arreglos de violines y acordeones) son a la par majestuosas y sencillas.

Ahí se queda ese comienzo emocionante y arrabalero, con acordeón, de Hooves, en la que el grupo lanza un cálido homenaje a las madres (sí, y no suena forzado ni tópico). En ella ya se ven la capacidad de Bowerbirds para agarrarse al folklore de aquí y allí y hacer música con su propia personalidad.

Hay en estos himnos para el caballo oscuro detalles como los coros pastoriles de In Our Talons (a la que le pesa su letra de hippie buenrollista) o la percusión de Human Hands (tan delicada y casera como pide la canción) o pasajes que podrían haber sido compuestos por los últimos Arab Strap. Canciones livianas y optimistas (de nuevo, Devendra Banhart) engarzadas como perlas con temas mucho más oscuros.

Hoy por hoy, me recuerda muchísimo al magnífico Get Lonely, con el que The Mountain Goats me conquistaron el año pasado. A mí, sinceramente, me ha llegado bastante más que el debut de Elvis Perkins, al que no le acabo de coger el tranquillo.

Escucha | Hooves — Bowerbirds (Vía Muzzle of Bees)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments