Anuncios

Hypnos — Hypnos

Revival por aquí y revival por allá. La mayoría de las veces considerado de forma negativa, como excusa para despreciar discos que supuestamente son fruto de la falta de ideas y de intereses espúreos que proceden más de la nostalgia que del culto a las raíces o al homenaje. Otros no vemos mayor problema en ello si el resultado es disfrutable y ofrece algo que va más allá del cliché y del tópico, que no es la repetición de un patrón sin más sino un recurso, una idea desde la que partir a la espera de a ver a dónde lleva.

Curioso por no decir otra cosa es que este debate sea protagonista cuando hablamos de determinados géneros negando que el 95% de los discos que salen hoy día son revival, recogen influencias del pasado y la mayoría de las veces el autor de turno ni se molesta en adaptarlas al presente. El pensamiento único habla de innovación cuando bandas Post Punk acaban retozando en el Electro-Pop más ochentero (doble revival), y sin embargo describe como porte rancio y añejo cuando la guitarra acude al Blues Rock de los setenta en busca de energía y vitalidad, viaja a las raíces pues es ahí donde están todas las respuestas.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:4JS7r6jRr8FDSbRNu4ptyv

La mentira está servida en el plato y en medio del debate, de las dos grandes olas a punto de chocar, se encuentran Hypnos, unos suecos que tan pronto van de los primeros ochenta hacia el pasado como viajan de los últimos setenta hacia el futuro. Sin salirse diez años del segmento y a pesar de todo sonando mucho más frescos y creíbles que a todos estos que hoy hacen experimentos con gaseosa, que se las dan de futuristas a golpe de Synth-Pop de la factoría Depeche Mode.

Un cocktail de influencias muy divertido

La evolución está sobrevalorada es una afirmación que de tanto repetir he convertido ya en mantra y a este quinteto escandinavo le viene al dedo: huyen de todo lo que pueda oler a actualidad refugiándose en la herencia de la NWOBHM refrescándola desde la simplicidad y la energía que en su momento supusieron Blue Cheer, Deep Purple o hasta Led Zeppelin.

Hypnos juegan a ser ese eslabón perdido que media entre el Blues Rock de la British Invasion y el primer Heavy Metal pero esquivando el Stoner de Black Sabbath. Lo suyo es el Boggie Rock dicen, pero miran hacia el groove del Blues desde una perspectiva que nos hace pensar en los primeros Judas Priest, aquellos ya con sus guitarras dobladas pero que aún no fardaban de Harleys ni se enfrentaban al calor del agosto con chupas de cuero por montera.

En su revival huyen de 1973 y van más hacia 1978, buscando la épica en el coro de un lado y rescatando desarrollos de corte cervecero y poco técnico de otro. Hypnos homenajean en su debut a la raíz del Metal y el Hard Rock y lo hacen de una forma fresca, disfrutable y muy creíble, huyendo del virtuosismo posterior y dejando claro que cuando el presente plantea preguntas las respuestas siempre están en el pasado.

Evidentemente el debut homónimo de los otrotra compañeros de sello de Blues Pills no es el colmo de la originalidad pero es que siquiera muestra pretensión de lograrlo. Lo de esta gente es diversión pura y dura y ahí es donde conectan con nosotros, en nuestro lado gamberro que huye de debates estériles, de las pretensiones y el fundamentalismo como Mariano Rajoy de los periodistas. Que huye o que los ignora.

7.8/10

Hypnos pueden recordar y recuerdan a mil bandas pero muestran no mortificarse por ello. Saben que prejuicios y algún que otro tabú jugarán en su contra poniéndoselo más difícil que a otros que llegaron antes, pero también son conscientes que ahí donde han triunfado gente como Graveyard y Witchcraft, o donde Troubled Horse llamaron la atención, es donde pueden y deben hacerse fuertes. Su debut es un gran primer paso, veremos si los cínicos enemigos del revival acaban pudiendo con ellos. Yo creo que no.

Anuncios