Ilegales se retiran tras casi treinta años al pie del cañón, haciendo de su rock & roll una propuesta que nunca llegó a los terrenos de la mediocridad, algo de lo que no todos los grupos pueden presumir. Jorge Martínez, líder y cabecilla de la banda asturiana, decidió pisar el freno, bajarse de la moto y aparcarla aun sabiendo que no ha habido ni habrá una banda en este país que pise por su terreno.

Se despidieron de Asturias con un concierto en Oviedo, donde su nombre comenzó a sonar 29 años antes, un lejano 1981 en el que durante los meses de noviembre y diciembre un puñado de bandas lucharon por hacerse con el premio de la 1ª Muestra Pop Rock de Asturias. Allí estaban Ilegales compartiendo honores con Sombrero de Copa, Rimmel y Squizo, con quienes compartieron un álbum conjunto en el que publicaron sus tres primeros temas: ‘Europa ha muerto’, ‘La fiesta’ y ‘Princesa equivocada’.

De estas tres canciones sólo hicieron la noche del lunes, en la Plaza de la Catedral, La fiesta, tantas veces interpretada en vivo y que a mí me sonó como en sus primeros tiempos. Jorge Martínez estuvo certero en el riff con sus Les Paul, SG y Stratocaster, y tanto Jandro como Jaime, una sección rítmica que siempre ha funcionado como la seda, le secundaron como si no hubiera pasado el tiempo por su alianza.

Para mí fue muy emotiva la actuación de Ilegales pero aún puede que baje hasta Madrid para verlos el 11 de diciembre en la sala Penélope. Habrá que cuadrar fechas. El de Oviedo no fue como cabiera pensar un concierto calcado al de Gijón, hubo temas repetidos en ambos conciertos pero tambien muchos temas distintos. Y creo que en la Playa de Poniente Jorge Martínez estuvo muchísimo más ácido y corrosivo que en la Plaza de la Catedral.

Las cinco primeras canciones fueron iguales: ‘Yo soy quien espía los juegos de los niños’, ‘Hacer mucho ruido’, ‘Hombre solitario’, ‘Todo lo que digais que somos’ y ‘Odio los pasodobles’. Pero aquí Martínez se vio pletórico y con arrojo, sabiéndose que la voz no le fallaría, decidió atacar ‘La chica del club de golf’.

http://www.youtube.com/v/leMs4Qc0M7A?fs=1&hl=es_ES

La voz no le falló en ninguna de las casi cuarenta canciones que Ilegales interpretaron esta noche. No había repertorio preparado, salvo los temas en los que Juan Flores (saxo) y Xuan Zem (vibráfono) acompañaron al trío. Pero ese momento era una incógnita y llegó cuando ya llevaban 15 temas.

Claro que hubo clásicos. No faltaron ni ‘Tiempos nuevos, tiempos salvajes’, ‘Hola mamoncete’, ‘Soy un macarra’, ‘La casa del misterio’, ‘Caramelos podridos’, ‘Tengo un problema sexual’ o la primeriza ‘La fiesta’. Y otras perlas del repertorio ilegal como ‘Ella salto por la ventana’, ‘El norte está lleno de frío’, la sensible ‘Enamorados de Varsovia’ y ‘Bestia, Bestia’.

Incluso cayeron las versiones de ‘El loco soy yo’ y ‘Motín en la prisión’, y ‘El piloto’, de su segundo álbum y que en Gijón quedó pelín deslucida porque a Jorge Martínez le falló la voz. Es cierto que costará acostumbrarse a la ausencia de Ilegales pero nos quedan esas 126 canciones que han dejado grabadas. Y ahora que lo pienso, ¡qué narices!, vivan Jorge Ilegal y los Magníficos.

Sitio oficial | Ilegales
Fotografías | Víctor Rodríguez en Flickr

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments