A priori el de Jackson Browne era uno de los concierto más esperados del verano y una cita obligada para los melómanos y aficionados del rock con raíces. Y lo era todavía más porque el lugar de la velada era el Centro Niemeyer, cuyo auditorio se vistió de gala para recibir a uno de los mitos del folk-rock norteamericano que no venía solo sino acompañado de su amigo, el productor y compositor Jonathan Wilson y el grupo de rock californiano Dawes.

El recital abrió la programación Festival de Verano que el centro cultural de Avilés ha preparado para los próximos meses y salvo por su timing, fue una auténtica delicia. ¿Por qué Browne venía con esos acompañantes? Por lo que parece van a participar en su próximo disco, continuación de Time The Conqueror, que se encuentra en proceso de composición.

https://www.youtube.com/embed/ZOO6VLAvnWo

Decíamos antes lo del timing porque se hizo un poco pesado el programa que nos tenían programado Jackson Browne y sus compañeros. Primero el cantante hizo cuatro temas, el último acompañado de Jonathan Wilson. Luego se retiró al camerino y Dawes, que debutaban en España, hicieron cuatro temas de su debut, North Hills, y su productor, el propio Wilson, les acompañó en uno de ellos.

Después, Jonathan Wilson se quedó solo en escena para hacer otros cuatro temas propios de su último disco, Gentle Spirit (Bella Union, 2011), y Dawes también fueron su banda y en el último salió Jackson Browne para tocar su guitarra acústica. Todos juntos en el escenario afrontaron la segunda parte del concierto de Jackson Browne habiendo perdido el ritmo inicial y ese subidón que un tiene en los primeros minutos .

Porque empezó con ‘For Everyman’, canción que daba título a su segundo álbum (Asylum Records, 1973), y ya el bonito auditorio del Niemeyer se puso a sus pies. Después, rescató uno de los mejores temas de Time The Conqueror, una delicia titulada ‘Off of Wonderland’, y llegó otra clásica, ‘Something Fine’, de su debut de 1972. Y ya, con Jonathan Wilson acompañando a la guitarra eléctrica, cerró este aperitivo con ‘These Days’ y el patio de butacas se vino abajo porque Browne sigue siendo aquel joven de melena con el mismo timbre que los más viejos recordaban.

Porque el público que asistió a la velada fue mayoritariamente adulto, mayores de 45 años, y compañeros de generación de un Jackson Browne que está espléndido a sus casi 63 primaveras. Sin apenas tiempo de asimilar ese comienzo, Dawes y Jonathan Wilson consumieron cerca de una hora que hubiera tenido su gracia programada de otra manera.

https://www.youtube.com/embed/BmP0xj6xZFw

Y la vuelta de nuevo de Jackson Browne fue vertiginosa, con un sonido espectacular gentileza de esa joven banda californiana que va a dar mucho que hablar, Dawes, y los detalles de Jonathan Wilson, fueron cayendo, entre otras, el himno ‘The Barricades of Heaven’, la folkie ‘Your Bright Baby Blues’, la deliciosa ‘Fountain of Sorrow’ con el cantante al piano, y un terna impagable: ‘The Pretender’, que dedicó a Béznar Arias, artífice de qué Jackson Browne estuviera en Avilés, ‘Take it Easy’ y ‘Running on Empty’.

Después, de eso poco más que pedir, nos regalo ‘The Load-Out’ en versión piano solo rematada con todos sus compañeros, unida a Stay, rematando con dos versiones sorprendente de Warren Zevon: ‘Play it All Night Long’ y ‘Mohammed’s Radio’. Pidieron volver y seguro que lo harán, ojalá sea pronto.

Sitio oficial | Jackson Browne

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments