“James Welsh Craven ep” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/james-welsh-craven-portada.jpg" class=”centro” />

Hay quienes se pasan toda su vida buscando hacer algo significativo, algo que les llene, ese estúpido pensamiento de dar sentido al día a día, como si este no fuese ya suficiente. Hay otros quienes se pasan toda su carrera buscando crear un himno sin suerte, los más, frente a quienes al poco de empezar ya firman uno, como James Welsh con su ‘Air Valley’. Pero luego hay que seguir, hay que mantenerse en ese día a día. Hay que publicar más, como este Craven (2013, Futureboogie).

La monotonía de Bill Murray

En el Deep House la dinámica del día a día, de la rutina, de levantarte de la cama, de pensar que hoy cambie el mundo tu madre, yo me voy a limitar a ser feliz y disfrutar, domina casi por completo. Ahora que el género vuelve a estar en auge gracias a varios productores con estrella y sellos con buen ojo esta sensación rebrota.

James Welsh puede volver a ponerse tras los mandos, firmar Craven y hacer de ese día a día algo amable, cómodo y disfrutable. No va a cambiar el paradigma de nada ni tendrá otro himno dentro del EP, pero que la vida fuese tan amable como este tipo de referencias.

La mayor pega de esta entrega es firmar un tema con un título como ‘Bill Murray Came to My House Party’ y que no sea tu himno supremo. Esa sería una carta presentación mundial. “¿Tú quién eres? El que tuvo a Bill Murray en su casa de fiesta”. Adiós a James Welsh, sería el de Bill Murray de farra. Al igual que Frankie Knuckles es el del silbidito (que estará hasta los huevos de la maldita ‘The Whistle Song’). Que sí, que el tema mola, porque James Welsh tiene ese toque de hacer pasar lo que en otros serían himnos como algo corriente, pero no va a más, le falta un paso pero no rompe.

Vocales de carreras truncadas

‘King Edward Street’ es el single de la vía relajada. Sencillo, volviendo a los medios tempos de Deep House esperados, con una vocal femenina de una negra de R&B, Terri Walker. Walker es de los tiempos de Def Soul sin romper en solitario en las listas queridas, con ‘Whoopsie Daisy’ como otro clon de TLC y de las fábricas de Beyoncé como churros que ha vinculado su carrera en estudios ajenos (Jamie Cullum, Badly Drawn Boy, Duran Duran…).

‘Horse Fight’ ya es la bajada hacia ese peligroso café de copas pagadas con tarjeta de crédito y mazados depilados a tu lado con camisetas de tirantes con una puesta de sol de fondo entre aplausos. Es la parte débil de este Craven que tiene en su tema homónimo un mayor bajo hipnótico, auspiciado de un loop vocal y con la sensación de ir arriba, sin culminarlo.

James Welsh sigue en forma, cambiando de sello en cada paso dado, ahora con el apoyo de Futureboogie al lado, sello de Bristol que se estrenó con el ‘Father Father’ de Julio Bashmore y sigue dando vueltas a la fórmula del Deep House. Que la monotonía diaria sea despertarse con canciones así en mente. Todo bajo el título de cobarde. Un cobarde amante de su estilo de vida.

En Hipersónica | James Welsh, un productor de Deep House con un himno: ‘Air Valley’
En Hipersónica | Addison Groove & Die — Keyhole / HydroPump: cómo petar una noche a base de bajos

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments