Anuncios

Japandroids — Near to The Wild Heart of Life

Ha pasado tanto tiempo y nos hemos hecho tan mayores


Cinco años atrás, a Japandroids se les escurrían los fuegos artificiales de las manos. Aquella apertura apoteósica de Celebration Rock (Polyvinyl, 2012) estaba repleta de tantos clichés sobre la juventud tardía, en estado quasi-comatoso por la continuada ingesta de alcohol, que resultaba alucinante que no cayera por su propio peso. Pero allí andaban ellos, levantando canciones en torno a estrofas de instituto y alegatos a la no-vida universitaria a través de guitarras de estruendo, coros exaltados y una batería que lo llenaba todo.

Cinco años después, ha pasado tanto tiempo y nos hemos hecho más mayores.

Japandroids optaron por un lustro de barbecho para anunciar el año pasado su regreso de la mano de Near to The Wild Heart of Life (Anti-, 2017), su tercer o cuarto disco en función de cómo cuente cada uno No Singles. A mí, que ya les daba por varados en alguna de las orillas sobre las que fantaseaban ahogarse en sus canciones, la noticia me resultó inquietante: nadie publica un disco así, un cubo de palomitas semejante, y sobrevive a sí mismo cinco años después. El punk no funciona así.

Y tampoco el pop, dicho sea de paso. El tiempo importa, y por eso cinco años después Japandroids aparentaban estar en fuera de juego. Near to The Wild Heart of Life, pese a su rimbombante título, confirma que es así.

Por un motivo relativamente sencillo: han intentado ser lo que siempre habían sido pero más mayores y más aburridos. Japandroids han querido aquí repetir la única fórmula de éxito que conocen: guitarras encendidas, canciones apasionadas sobre las llamas que consumen la vida y un montón de coros aderezando el postre. Es así desde la apertura, donde ya no hay fuegos artificiales sino un fade-in aceleradísimo frenado en la melodía anticlimática que da pie a ‘Near to The Wild Heart of Life’.

La sensación es la misma que cuando tu amigo de la infancia te llama para recuperar viejas sensaciones y al principio te alegras porque aquel amigo de regaló fantásticas memorias pero luego llama a la puerta, la abres y al otro lado hay un señor ajado y calvo, con varios kilos de más y suplicando porque le enchufes en tu empresa, que la vida ha sido perra, que su mujer le ha dejado. Ese hombre es un espectro, y tú sólo conoces a su memoria, no a él.

Lo podemos llamar de cualquier modo: que si “mucho lerele y poco lirili” o que si “le falta jarana”, como acertaron a escribir algunos compañeros en Slack, pero lo cierto es que a Japandroids, cinco años después, les falta potencia de fuego. ‘North East South West’, la continuación, se deleita en el paisaje social y físico de América del Norte guiada por una batería al ralentí. ‘True Love and a Free Life of Free Will’ es directamente una balada (y no demasiado inspirada) y ‘I’m Sooner (For Not Finding You Sooner)’ otra (aunque funcionaría muy bien en… Celebration Rock).

Si después entramos en el escabroso terreno de las canciones de más de siete minutos como ‘Arc of Bar’, en el que sí se salen de su propio molde e intentan probar nuevas cosas (es una canción que se lleva sus coros-marca-de-la-casa y su densidad sonora a un estadio más atmosférico y menos directo), nos plantamos en más de la mitad del disco sin que hayan contado nada especialmente interesante o divertido.

La recta final, con aproximaciones pop a su propio género (‘Midnight to Morning’ podría haber sido una canción de los Pains, aunque también de Feeder) o cosas-de-toda-la-vida (‘No Known Drink or Drug’ es quizá la canción más Japandroids de un disco muy poco Japandroids), el resultado es apañado. Correcto. Sin más.

Quizá me haya hecho viejo yo o quizá se hayan hecho viejos ellos, pero Near to The Wild Heart of Life se aproxima al resultado de quien fue y ya no volverá a ser, en un ejercicio de autoimitación fracasada inconsciente o de homenaje al ayer, nostálgico y poco más, consciente. Todo está más o menos en su sitio y todo funciona más o menos bien, como funcionó entonces, pero el espíritu se ha evaporado. Y sólo queda lo físico, común y mundano.

6/10

Anuncios