Japanther — Beets, Lime & Rice: a ver si nos vemos… aunque estés muerto

Japanther: ¿Qué decir de un grupo que suma ya más de 21 referencias y que acaba de cumplir los diez años? ¿Qué contar de un grupo de punk-pop que nació como un proyecto de escuela de arte y que no ha tenido reparo en dejarse producir (dos veces) por la misma persona que estuvo tras los mandos de discos de Madonna, Michael Jackson y Pink Floyd?

¿Qué esperar de un grupo de popularidad escasa que, sin embargo, suma nuevos fans en aquellos despistados que se acercan a sus conciertos, que pueden tener lugar en camiones en movimiento o en medio de una muestra de natación sincronizada? Japanther son el grupo que ya deberías conocer y Beets, Limes and Rice, el disco de 2011 que no puedes dejar pasar, bajo pena de que te tomemos por tonto.

Antes que nada, que os jodan a todos

(Imagen | leigh m aucoin!!)

Un disco que empieza con un “First of all fuck you all / And those lousy dudes in funeral parlors / I just can’t erase it” ya deja claro desde el principio que no va a ser uno normal y corriente. Al menos en temática. “Un flash de dolor deletreó tu nombre en el contestador, no puedo borrarlo de mi mente”, canta el batería y vocalista de Japanther, Ian Vanek, antes que acabe la primera estrofa. Tocado y hundido.

Quien murió en 2009 fue Beau Velasco, ex de Death Set y responsable, en última instancia, de la inspiración que recorre este Beets, Limes and Rice. El álbum sirve como homenaje a un amigo desaparecido antes de tiempo, pero demuestra que no hace falta tremendismo, teatro ni forzar el drama para cantar sobre esos temas.

Tras su apariencia de punk-pop desenfadado, se esconde un disco doloroso y, a la vez, de celebrar la vida. Como cantaría Fernando Álfaro, disfrutando del tiempo que nos queda por vivir. Canciones que dan ganas de saltar, como ‘Meet You Later’ y que, a la vez, están tirando a dar. O en sus propias palabras:

https://www.youtube.com/embed/Qp9ZSFHkR1w

Japanther: no, realmente no lo siento (bueno, no sé)

Así, mientras pasan los recuerdos de su mechero amarillo, suenan las guitarras demasiado distorsionadas, suenan las voces adolescentes, suena la música menos compungida posible. Suenan canciones que se titulan ‘I’m Not Sorry’ y en las que no se canta nada, porque no hace falta decir más, y bastan la electricidad, las palmas y las líneas de teclado.

Canciones con las que echar de menos, y puede que hasta llorar, pero no precisamente por forzarlo, porque servirían también para echar otra cerveza. Y justo en ese momento, en el de pedir una más, es cuando acabamos por darnos cuenta de que sí lo sentimos. La vida está llena de pérdidas y ‘Come Back Home’ es el himno que entonaremos ahora cuando nos toque una:

https://www.youtube.com/embed/42WlWaajrOI

I live in this bar ever since the day you

Left this dryin heart to drink myself to death

https://www.youtube.com/embed/1KH43XBzdLI

So buy me a drink and tell me you love me

And please take me home before things get ugly

I needed your breath whisper it soft in my ear

You were a door tried to stay open

I was the floor holdin you up as you sleep

Don’t leave me baby come back home

Dime que me quieres, acompáñame a casa que esto se está poniendo feo. La gente es mala, mala de verdad, pero antes al menos estabas tú. Ahora lo mismo me tengo que tomar otra más.

Sitio oficial | Japanther

Anuncios