Jim Morrison, cuarenta años sin su voz: mis cinco canciones favoritas de The Doors

Jim Morrison entró en el Club 27 un 3 julio de 1971, acompañando en tan selecto círculo a colegas finados como Brian Jones, Janis Joplin o Jimi Hendrix. Con su muerte en la bañera de su piso parisino del número 17 de la Rue de Beautreillis, o esa es la versión oficial montones de veces desmentida, se acababa la carrera de una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos: The Doors.

En este día el teclista y el guitarrista del grupo le van a rendir homenaje en la Sala Bataclan de Paris bajo el nombre Ray Manzarek & Robby Krieger of The Doors, una vez que el batería John Densmore no haya querido saber nada más de su ex grupo y sus ex compañeros.

Jim Morrison, poeta y cantante, conocido con el apodo de El Rey Lagarto, está enterrado en el cementerio de Père-Lachaise en París. En su lápida, que nunca ha dejado de tener flores frescas, se lee el epitafio en griego: Fiel a su propio espíritu. A modo de tributo en esta fecha tan señalada ahí van mis cinco canciones favoritas, podrían ser muchas más, de The Doors:

The End (The Doors, 1967)

‘The End’ es una de las canciones más densas y épicas del cuarteto. Incluida en su debut de título homónimo para Elektra Records, en directo, según la noche que tuviera Jim Morrison, más o menos drogado, más o menos borracho, podía ser una delicia o un suplicio. Utilizada por Francis Ford Coppola en Apocalypse Now, el tema cobró una dimensión desconocida como alegato antibelicista. Me encantan las parrafadas, spoken word, que introducía en directo el cantante como en la versión de este vídeo en el Hollywood Bowl en 1968.

The Crystal Ship (The Doors, 1967)

https://www.youtube.com/watch?v=eMbMaz-mwJo

Podría haber escogido ‘Light My Fire’, también una de mis favoritas, pero he elegido la cara B de su single, ‘The Crystal Ship’, una de las canciones más bellas de todas la carrera de The Doors, que curiosamente también estaba en su primer álbum. Es mi favorita por ese fraseo vocal envolvente de Jim Morrison, y su letra en la que también participó John Densmore, un himno cien por cien psicodélico.

People Are Strange (Strange Days, 1967)

https://www.youtube.com/watch?v=fElS2I3g8lk

A este tema incluido en Strange Days, segundo álbum de The Doors, que publicaron casi consecutivamente el mismo año de su debut, le pasa lo mismo que a otros clásicos de la banda: en directo era puro fuego, fascinante, intenso y Jim Morrison se convertía en un auténtico predicador convincente. La crítica lo considera como un himno a la filosofía hippie. El guitarrista Robbie Krieger es coautor.

Touch Me (The Soft Parade, 1969)

https://www.youtube.com/watch?v=crzcXEG1THg

‘Touch Me’ fue el primer single de The Soft Parade, el cuarto larga duración de The Doors. Aquí el cuarteto, acompañado por cuerdas y vientos-metales, nos dejó un tema fantástico, un himno al amor, con un Jim Morrison verdaderamente optimista cuando canta: “I’ve gonna love you till the heaven stop the rain!. No me cansaré de escucharla y se la recomienda a quien esté enamorado.

Soul Kitchen ( The Doors, 1967)

‘Soul Kitchen’ es otro tema de su álbum de debut, para mí el mejor de toda la carrera de The Doors y sin duda alguna mi top 1 de todos los temas publicados por ellos. No era habitual en sus repertorios en vivo, pero las versiones que hay recogidas la convierten en un tema imprescindible que no es más que otro genialidad del rock psicodélico de Jim Morrison y sus compañeros.

Anuncios