Anuncios

Jimi Hendrix — People, Hell & Angels: yo exhumo por dinero

¿Cómo afrontas el nuevo trabajo de un artista que te ha dado tanto y que se ha convertido en un ídolo incontestable para ti? ¿Se puede ser capaz de asumir que no todo lo que cagaba esa especie de Dios terrenal era de oro macizo? ¿Es siquiera aceptable ver como tu idolatrado artista no consigue estar mínimamente cerca del altísimo listón en el que lo tenías colocado? Esas son preguntas que un gran fan puede llegar a hacerse y así ha sido el caso con el nuevo álbum de Jimi Hendrix.

Los motivos por los que considero a Hendrix como uno de los mejores guitarristas de la historia con un legado discográfico extraordinario y prodigioso son de sobra conocidos por cualquier persona que se haya acercado a la obra del estadounidense, aunque solo sea de forma tímida. Tres discos que son putas joyas, cualitativamente hablando, donde el guitarrista hacía auténticas exhibiciones de virtuosismo y gran habilidad compositiva con riffs fabulosos y solos vertiginosos a la par que imposibles.

Jimi Hendrix, la difunta gallina de los huevos de oro

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:7aAholeRCIGZD1QhHYKDDq

Por eso está claro que Hendrix no necesita ninguna carta de presentación ni nadie que lo reivindique para colocarlo más alto de lo que ya está en la historia de la música. Jimi hizo de todo durante su estancia en vida hasta que su muerte por sobredosis a los 27 años nos hizo llorar la perdida de uno de los más grandes de la historia. Su aportación al Rock con sus tres imprescindibles discos es más que demostrable y alabable.

Por eso no hace falta reivindicarlo más. Dejó su granito de arena (bastante grande a decir verdad) en la trayectoria del Rock lisérgico y bluesero y será eternamente recordado con cariño gracias a sus discos y sus míticas canciones. Sin embargo, aquí estamos. Enfrentándonos ante un nuevo trabajo de este difunto señor que ahora tendría 70 años y del que su muerte se han cumplido 42 años.

People, Hell & Angels, solo mero entretenimiento

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:64ICrhXuANvFTmJutuZJ1k

Una de las reacciones más normales de un fanático ante un nuevo cancionero de su artista favorito es de alegría desmesurada y de éxtasis por poder tener ese material en sus manos. Sin embargo, muchos somos los que afrontamos la llegada de este People, Hell & Angels con una ceja levantada en gesto de duda y escepticismo. Porque no es la primera vez que nos enfrentamos a un disco póstumo de Hendrix. Ha habido muchos y ninguno tiene el honor de poder equipararse mínimamente al legado del guitarrista.

¿Qué iba a tener este disco de especial que no tuvieran ya los otros? No demasiado, la verdad. Si que se puede ver a un Hendrix más experimental (más si cabe) indagando en otros géneros sobre el que esparcir su eléctrico Rock, no solo la Psicodelia y el Blues. Por eso hay Funk (‘Mojo Man’), Jazz (‘Let Me Move You’), y, sobre todo, Jams interminables.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:5QytK3mFNMckdsgVdCv5Lf

El disco está sacado de varias de las sesiones de grabación que Hendrix realizó junto con varios artistas de renombre tras la publicación de su exitoso Electric Ladyland. He resaltado lo de que en el disco predominan las Jams interminables que, aunque es algo que siempre hemos podido encontrar en la carrera del americano, solamente son un puro divertimento del guitarrista. No son nada que tenga una forma pura y definitiva, sino una manera de pasar un buen rato y probar cosas nuevas.

Creo que la falta de coherencia y de chispa es la que lastra este nuevo álbum póstumo. Ya tuve mis dudas al oir ‘Somewhere’ que, aunque era buena, no me llegaba tanto como sí lo hacían piezas más memorables del guitarrista. Escuchando ‘Earth Blues’ mis dudas se despejaron. Definitivamente no me encontré un cancionero destacable y espectacular. Por supuesto tiene esos momentazos que tanto me gustan de Jimi, pero le falta consistencia y gracia en las composiciones.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:7btFqhQGoQgRMzQosy8a0U

Pero la culpa no es de Hendrix ni mucho menos. Él no es el culpable de que estas canciones hayan visto la luz. Posiblemente él nunca quiso darles una forma más definida y sólida y esa es la razón de que no llegaran a lanzarse en vida. Si a alguien tenemos que mirar con el ceño fruncido es a los habituales en estos casos: los herederos del guitarrista y las compañías discográficas que, empeñados en seguir engordando sus cuentas corrientes con camiones de dinero llegando a espuertas aprovechándose del cadáver que hace tiempo que se enfrió, siguen buscando entre los baúles y desenterrando el ataúd de esta leyenda para ver que pueden aprovechar para seguir viviendo la buena vida a su costa.

“Nota 5” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/nota5.jpg» class=”derecha” />Esos usureros son los que buscan provocar que mi mito se desmonte y deje de ver a Jimi Hendrix con ese halo de perfección que siempre vi entre su espesa mata de pelo enmarañado. Los que me han brindado este cancionero tan soso e insustancial para que me diera de bruces con la realidad. Pero nunca puedo culpar a Jimi, porque me dio más de lo que le podía haber pedido y con quien he pasado ratos tan maravillosos e inolvidables. Jimi está claro que no era perfecto, pero era muy superior a la media y eso es algo que ningún heredero podrá empañar para que acabe por olvidarlo.

Tracklist de People, Hell & Angels

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:album:4TKeFuhHHiBhRddgUfZEvf

Jimi Hendrix en Hipersónica

Anuncios