Anuncios

John Frusciante — Enclosure

Siempre me parece digno de admiración ver a artistas dispuestos a darlo todo por su música, luchando por su libertad artística y buscando siempre hacer lo que más les apetezca. John Frusciante me parece un ejemplo bastante bueno de esta clase de músicos, con una carrera en solitario bastante buena en calidad e interesante en lo artístico, saliéndose de los convencionalismos de la que era su banda principal, Red Hot Chilli Peppers, y en muchas ocasiones (aviso: herejía en camino) superando a su propia banda (Curtains y The Empyrean me parecen mejor que muchos discos de los Red Hot).

A tanto llega su amor por su música que decidió alejarse de sus compañeros y del éxito que acompañaba a su banda para seguir apostando por su carrera en solitario, además de ir haciendo algún que otro proyecto de vez en cuando. Y cuando viene acompañado de buena música como en el caso de los discos citados en el anterior párrafo, es casi imposible rendirse ante alguien como Frusciante.

John Frusciante jugando con maquinitas porque quiere y porque puede

No obstante, los últimos años de la carrera de Frusciante han terminado tomando un rumbo que, a día de hoy, sigo sin terminar de asimilar. Quizá sus muchas colaboraciones con Omar Rodriguez-Lopez hayan tenido algo que ven en el hecho de que en sus últimos trabajos hayamos visto a un Frusciante mucho más experimental y menos centrado en hacer melodías capaces de emocionar como las de ‘Central’ (no sólo de solos vive el guitarrista).

Sería absurdo ponerme a pedir que en cada disco incluyera piezas igual a esa, pero sí que es verdad que ninguna de las piezas de PBX Funicular Intaglio Zone contaba con una capacidad de emocionar similar a las canciones de, por ejemplo, The Empyrean. Quizá sobre todo porque no era lo que buscaba Frusciante, sino que pretendía dar rienda suelta a su creatividad jugando con sonidos electrónicos, bizarros y con poca chicha. Tan mal sabor de boca me dejó el disco en su momento que no me atreví con el EP posterior, Outsides, pero aun así me decidí a darle una oportunidad a Enclosure. Desgraciadamente, he vuelto a encontrar más de lo mismo, pero quizá con alguna mejoría que no llega a resultar salvadora.

Buenas ideas mezcladas a la fuerza con experimentos incoherentes

La apertura de ‘Shining Desert’ me hacía tener ciertas esperanzas. No había vuelto a “enchufar la guitarra”, pero ese sonido de Pop electrónico y experimental parecía estar mejor empleado y conseguía un buen punto medio entre la emoción y lo bizarro. Sin embargo, a mitad de canción se comienza a desviar y retorcer, sobre todo por la inclusión (forzada) de unas baterías sintéticas a todo trapo que rompen completamente el ritmo de la canción. Y así pasa con muchas de las canciones de Enclosure, que muchas veces encuentra muy buenas ideas pero rápidamente la mezcla con otras no tan buenas o directamente malas.

Claro, eso deja un sabor de boca agridulce al ver canciones que podrían ser bastante buenas desvirtuadas por las ansias de Frusciante de querer ser raro por la fuerza, dejando a Enclosure como un disco de difícil digestión al ofrecer tanto una de cal como una de arena. Qué bien hubiera quedado un mejor desarrollo del final de ‘Sleep’ eliminando su primera parte o más temas como ‘Fanfare’. No obstante, sigo defendiendo la actitud de Frusciante de seguir haciendo lo que le va apeteciendo en cada momento, pero musicalmente me parece que, a menos que deje las maquinitas y le quite el polvo a la guitarra, va a seguir sin resultarme interesante.

4,7

John Frusciante — Enclosure

Enclosure

John Frusciante

  • 01. Shining Desert
  • 02. Sleep
  • 03. Run
  • 04. Srage
  • 05. Fanfare
  • 06. Cinch
  • 07. Zone
  • 08. Crowded
  • 09. Excuses

Lo mejor

  • Vemos muchas buenas ideas e intenciones que evitan que demos por muerto a Frusciante como compositor
  • Funciona mejor que PBX Funicular Intaglio Zone
  • En lo vocal, Frusciante está bastante bien

Lo peor

  • Muchas de las buenas ideas se terminan convirtiendo en excepción por la ambición de Frusciante por ser diferente y vanguardista
  • Las canciones se hacen bastante indigestas y difíciles de escuchar
  • Las baterías electrónicas me cortan el rollo una barbaridad
  • Que entre este disco y el de Kimono Kult, menudo añito nos está dando

John Frusciante en Hipersónica

Anuncios