John Garcia — John Garcia

No hay comentarios

Si algo he sacado en claro tras estar repasando las participaciones vocales de John Garcia a lo largo de su carrera es que casi siempre se ha rodeado de instrumentistas capaces y con habilidad para que él sólo tuviera que preocuparse de rendir como es debido en el apartado vocal, cosa que ha hecho de manera tremenda a lo largo de la historia tanto con Kyuss como con Hermano, Unida y demás. Casi siempre moviéndose en su zona de confort que es la del Stoner Rock, donde se mueve como pez en el agua gracias a su poderosa voz que le da mayor empaque a los arenosos riffs de guitarra de sus compañeros.

En los últimos años Garcia se ha mostrado bastante activo para demostrar que aún tiene todo lo necesario para seguir luciendo a buen nivel, como el año pasado con el debut de Vista Chino escudado por la compañía de un batería de alto nivel como su antiguo compañero de Kyuss Brant Bjork y del guitarrista Bruno Fevery. No obstante, este año ha decidido quitarse todos los colchones de seguridad y exponerse por completo con un álbum que lleva su nombre tanto en el apartado de artista como en el título del trabajo.

John Garcia saliendo ligeramente de su zona de confort

De hecho, los riesgos en este trabajo de John Garcia no se han quedado en asuntos nominativos, sino que se ha atrevido a salirse un poco de esa zona en la que se sentía tan cómodo con su voz. No estamos hablando de un abandono del Stoner, porque este sigue bastante presente, pero sí que ha optado por hacer más evidentes las influencias de este, tirando de un poco más de Hard Rock y de Psicodelia para darle al disco un aroma más clasicote y setentero.

Ya el primer tema adelanto, la poderosa ‘My Mind’, nos anticipaba que se iba a mantener esa fuerza Stoner pero también dejando espacio para lo más clásico, y así lo siguen demostrando temas como ‘The Blvd’ o ‘Saddleback’. También tenemos experimentos como ‘Confusion’ donde la voz de Garcia pasa de repartir puñetazos en forma de decibelios a ofrecer una cara más amable acompañado de una guitarra pesada y hasta Doom.

https://www.youtube.com/watch?v=E1RJq2uZFkw

Sin embargo, como ya he mencionado antes, el abandono del Stoner no es total y es normal que temas como ‘Flower’, ‘Argleben’ o ‘All These Walls’, de mucha potencia y sonido arenoso, nos terminen recordando a proyectos pasados como Kyuss o Slo Burn. Temas que le dan más empaque al álbum, aunque quedan algo desubicadas en el álbum a pesar de que esencialmente coinciden con el tono general. Y aun con eso, funcionan bastante bien y nos proporcionan unos fabulosos momentos para agitar la cabeza a gusto.

7/10

Una mención aparte merece ‘Her Bullets’ Energy’, corte acústico en la que John Garcia, con la compañía de Robby Krieger de The Doors, sigue recordando al desierto, pero con una óptica bastante distinta e interesante que aporta mucha riqueza a este disco. El álbum en conjunto cuenta con muy buenos momentos aunque pocos geniales que nos levanten de la silla y nos haga exclamar “jitazo”. Los hay, qué duda cabe, pero quedan más como destellos puntuales en un cancionero notable, pero no espectacular. De todos modos, es un disco que será muy del gusto de los que nos gusta el trabajo de este señor.