Joss Stone — LP1: el blues que habito

Joss Stone siempre ha sido una apuesta segura. Con una carrera estable a sus espaldas y once millones de discos vendidos, lo único que llama la atención de ella es que, pese a moverse en las ligas más comerciales dentro del soul y el blues, nunca ha sido rival para gente como Amy Winehouse, con la que tuvo que competir en 2007 cuando apareció aquella bomba que fue Back To Black.

Parece la eterna aspirante al podio que siempre se queda en una discreta segunda posición, a pesar de que no le faltan talento y recursos para ser finalmente coronada. Su mejor disco hasta la fecha, The Soul Sessions, supuso su debut en 2003 y desde entonces ninguno de sus trabajos ha conseguido combinar con tanta soltura los sonidos en los que se mueve. LP1 no supera el listón marcado, pero tampoco cae al mismo nivel que el resto de los trabajos de su carrera. Es un muy digno intento por volver a esos orígenes tratando de olvidarse del terreno más comercial donde difícilmente va a conseguir abrirse camino.

Una voz y un gusto por el blues exquisitos

Joss Stone tiene un oído magnífico que se traduce en un gusto y una elegancia para ajustar su magnífica voz al blues con bases que coquetean con el folk, el country e incluso el funk. Pocas artistas tienen el instinto que tiene ésta, que rarísima vez le falla pero que por lo general triunfa y consigue plasmarse en temas que destilan arrojo y alma por los cuatro costados.

https://www.youtube.com/embed/1Id_TpHmtMM

Su mejor baza es su capacidad vocal y la intranferible y totalmente reconocible identidad, y la explota con destreza en todos los cortes de LP1. Las bases estilísticas sólo pesan en tanto que puedan apoyar su voz y esa cualidad que no se pierde comparada con la calidez de las grandes cantantes clásicas de jazz y soul, con ese tinte rasgado que aparece en el momento justo. No hay una sola nota fuera de lugar, un ornamento excesivo o un arreglo vocal que no encaje a la perfección en cualquiera de los temas del disco.

https://www.youtube.com/embed/_BQK-_aDbtA

LP1 tiene un grado de cuidado elevado y se ve que Stone ha mimado las labores de producción y composición con el fin de dar un trabajo homogéneo, con un gran número de variaciones temáticas contenidas pero con una base que las unifica y que salvo en alguna excepción muy puntual, dan una muy agradable sensación de coherencia, de que no está intentando tocar mil palos sin dominar ninguno. Sabe perfectamente dónde están sus puntos fuertes y los explota, y aunque esto es muy positivo, también te deja con la sensación de querer verla en un estilo todavía más depurado, menos fusionado y más crudo. Porque cuando lo hace, como en ‘Landlord’, el resultado es descomunal.

La producción de Dave Stewart en este sentido tiene la dosis justa para apartar ligeramente a Stone del R&B y aproximarla al blues y con toques rock. No hay aquí virtuosismos o cargos innecesarios sobre la labor compositiva, no se trata de una producción con mayúsculas, sino un pequeño empujón, una discreta lima en las aristas necesarias, un último retoque que no altera en absoluto la idea inicial.

Con un ojo puesto en las listas de éxitos

Una de las pocas pegas que se le puede achacar a LP1 es que algunos de los cortes parecen preparados para tratar de asaltar las listas de éxitos, si es que esto puede considerarse una pega. Por lo general no tendría por qué ser así, pero cuando compones un tracklist personal, cuidado, meditado y bastante alejado de la marejada actual que hay en el pop y su ahora hada madrina, la electrónica, parece obvio que el toque comercial debe ser completamente supeditado al trabajo del álbum.

Otra es que en algunos momentos peca de un sentimentalismo un poco adolescente. Cuando todo el disco parece estar tratado con una gran madurez e intelectualidad, encontrarte cortes como ‘Cry Myself To Sleep’, donde la voz de Stone sigue siendo una maravilla a pesar de todo, te deja cierta sensación de blandura inncesaria. Y la instrumentación de la segunda mitad de la canción, entre cuerdas clásicas y guitarra eléctrica es empalagosa a más no poder.

https://www.youtube.com/embed/mLAOZCoYrPk

Anuncios