Quizás es que les pedimos mucho, que el listón está demasiado alto o que los miramos con los ojos del pasado, pero lo de Judas Priest es una risa, en el buen sentido de la palabra. Glenn Tipton, guitarrista y fundador del grupo inglés, reconoció la semana pasada que mintieron cuando dijeron que el tour de Epitaph iba a ser el adiós. Por el camino se quedó K.K. Downing, el otro guitarrista, y han aparecido con un disco y un sustituto, Richie Faulkner, que está flipando al tocar los temas clásicos de los Judas. Redeemer of Souls es casi metal mainstream, con un toque bastante, demasiado, ochentero, tanto que incluso el comienzo de ‘Sword of Damocles’ me ha recordado al de ‘Pesadilla nuclear’, de Obús.

http://www.youtube.com/watch?v=HJhm2vZFj2k

http://www.youtube.com/watch?v=HJhm2vZFj2k

Ninguno de los adelantos nos hacía espera nada bueno de Reedemer of Souls

Y no es que el disco entre mal, si casi ni te enteres y vas por el octavo tema ‘Cold Blooded’, una power balada en la que tenemos que volver a sonreír porque a estos Judas Priest no los conoce ni la madre que lo parió. Pero luego se ponen fieros, Rob Halford, saca sus agudos y hasta echamos de menos la época de Fight. No nos queramos autoengañar: ‘Metalizer’ es un fail total y nos hemos dejado atrás otras perlas dignas de destacar.

http://www.youtube.com/watch?v=DJKpJ5_Cjso

‘March of The Damned’ resuena a Black Sabbath, más concreto a Ozzy Osbourne, acaso un recuerdo para nada velado a sus compatriotas y vecinos de Birmingham. Siguen en los 80 en ‘Down in Flames’ y es ahí donde está el corazón de este disco. No sé si Rob Halford será capaz de desarrollar esos tonos en directo pero da el pego como lo dan también Tipton y Faulkner en esos solos cien por cien ochenteros.

‘Hell & Back’ también es otro corte 80s, un comienzo en plan balada y un desarrollo de riffs y solos indiscutiblemente Judas Priest. No será hasta ‘Battle Cry’ cuando volvemos a prestar atención con todos los sentidos a lo que estamos escuchando. Los tiempos pasados pesan y a ellos les rinden homenaje los británicos pero en tesituras que exigen mucha voz Halford parece ahogarse. Cierran con ‘Beginning of The End’, un baladón que no creo que sea presagio de nada.

Los más fanáticos se harán con la deluxe edition. Ésta incluye un segundo CD con cinco temas que son todo un homenaje a esos años ochenta en los que Judas Priest triunfaron por todo lo alto.

5,05

Judas Priest — Redeemer of Souls

Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor. Una afirmación que en el caso de Judas Priest da la razón al filósofo que la lanzó a los cuatro vientos. La banda inglesa con Rob Halford y Glenn Tipton a la cabeza se nos ha puesto nostálgicos y en vez de marcharse con la cabeza bien alta se han empeñado en darnos taza y media de metal ochentero, bien tocado pero que palidece ante las canciones originales. Hay todavía quien los defiende pero que no este K.K. Downing en la banda dice mucho de la insensatez de los otrora buque insignia del heavy metal clásico.

  • Dragonaut
  • Redeemer Of Souls
  • Halls Of Valhalla
  • Sword Of Damocles
  • March Of The Damned
  • Down In Flames
  • Hell & Back
  • Cold Blooded
  • Metalizer
  • Crossfire
  • Secrets Of The Dead
  • Battle Cry
  • Beginning Of The End

Lo mejor

  • Halls of Valhalla y Down in Flames
  • Se echa de menos a K.K. Downing

Lo peor

  • Los dos primeros temas de adelanto
  • Sword of Damocles y Metalizer
  • Rob Halford, cada disco más apagado

Más en Hipersónica | Judas Priest tienen listo Redeemer of Souls: carne para la picadora, Judas Priest nos enseñan ‘March of The Damned’: ¡vaya panda de jubilados!

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments