Juventud Juché aportan en exactamente siete minutos la dosis de mala hostia requerida para los tiempos que corren y para insuflar de energía y carácter a la pasiva y autocomplaciente escena musical nacional. Su primer EP, editado por Sonido Muchacho y por Discos Walden tras una maqueta que tuvo cierto reconocimiento en minúsculos círculos del underground madrileño, es un prodigio de energía, actitud y del único post-punk que importa, aquel que es más post que punk y que, ya puestos, es más garage que cualquier otra cosa. Seis canciones y un gigantesco chiste por nombre: ¿Juventud Juché y las hordas revolucionarias de Kim Jong-Il? Nada de eso. Aquí no hay revivalismo post-comunista, sólo la gran tradición macarra de la movida madrileña y de la nunca suficientemente reivindicada escena punk de los ochenta.

Juventud Juché: escapando del uróboro

Mientras algunos esperamos como agua de mayo el siguiente disco de Fabuloso Combo Espectro, Juventud Juché han llegado para cabalgar de nuevo a lomos de un ataúd. El del post-punk, el género más persistente de la historia. No sabemos cuántas veces ha nacido para volver a morir, pero sí sabemos que el ciclo ha terminado por crear el primer gran uróboro musical de nuestro tiempo. Tan grande y símbolo de la autoridad de las tendencias modernas que los propios Crass no tendrían problema alguno en utilizarlo como atrezzo para sus conciertos. Pese a ello, siempre hay formas y formas de aproximarse al género. De entre todas, la mejor no es precisamente la de Beach Fossils. En el otro extremo de la galaxia están Juventud Juché, que comprenden, al igual que Holograms el año pasado, que el post-punk en última instancia sigue siendo punk. Y benditos sean por ello.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1159399974/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3640521072/transparent=true/

Sospechosos habituales: Wire, Mission of Burma, Swell Maps. Sospechosos no tan habituales: Ilegales, The Feelies, Pegamoides. La mezcla conjuga lo mejor de la tradición acelerada y destartalada del primer post-punk británico con el carácter irremediablemente revolucionario, por lo destructor, de la movida y de tantos grupos españoles que adoptaron como suyos los géneros anglosajones. Entre medio, a Juventud Juché le salen canciones tan artesanales que casi parecen The Feelies tratando de sonar post-punk para terminar en un jangle pop artístico y seminal. ¿El resultado? Seis canciones y siete minutos. No hay duda, el trabajo es excesivamente corto. Lo mejor, el carácter y la enorme personalidad que desprenden en cada corte:

Hay que buscar un blanco
Hay que buscar un blanco
Carga, apunta, oh
Así sabrán que quiero ser
Así sabrán que tengo sangre
Carga, apunta, oh

¿Eres tú John Wayne?

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1159399974/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1129978228/transparent=true/

El EP, homónimo, son ráfagas de genialidad. La cumbre de todas ellas es sin duda ‘John Wayne’. No sólo por el gancho indudable de la canción, sino por la reivindicación irónica y violenta de la figura de John Wayne, icono del conservadurismo para los republicanos estadounidenses que en sus manos se convierte en símbolo revolucionario. ¿Cómo es posible? Siendo el único hombre al que no le tiemblen las manos cuando haya que disparar al enemigo a la cara. John Wayne también cabalga a lomos de un ataúd y Juventud Juché dirigen al jinete. Es ahora cuando cobra más sentido que nunca la memorable provocación del soldado James T. Davis: “¿Eres tú John Wayne, o soy yo John Wayne?”. Y, la verdad, es mejor que a este lado del frente, y llevamos ya cinco años de frente, todos seamos el John Wayne de Juventud Juché.

8/10

Pero hay más: ‘Ainhoa’ es el mejor homenaje a los demenciales chicos acelerados de Santurce que a nadie se le haya ocurrido en la última década. Juventud Juché son mucho menos obvios en sus letras, pero tampoco demasiado. ‘Gibraltar español’ entre cacharrería pop y, venga, a ridiculizar el secular axioma del nacionalismo español enarbolando la bandera de The Best Korea. Kim Jong-Il cantando “queremos más Gibraltar”. Juventud Juché son el auténtico punk y disparan a matar. Y en directo esto tiene que ser una bomba. Venga, que no os tiemble la mano, su Bandcamp aquí. A por ellos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments