Juventud Juché — Quemadero

By in Juventud Juché, Quemadero
0 0 0 No comments

Uno de los principales retos a los que Juventud Juché hacían frente a la hora de publicar su primer larga duración consistía en su capacidad para trasladar la fugacidad de su primer EP a un formato de hechura menos cortoplacista. No se trata de una metáfora: Juventud Juché EP condensaba siete canciones en siete minutos. Un frenesí destartalado al que he regresado, precisamente por efímero y encendido, miles de veces desde que llegué a él por primera vez. Una fórmula tan planteada desde el vértigo y las distancias mínimas podría haber resbalado en cada esquina a la hora de rellenar el espacio teóricamente más amplio del LP. Hay quien sigue pensando que el EP de Mission of Burma es más importante que Vs., al fin y al cabo. A priori, más allá de este obstáculo, Quemadero (2013, Sonido Muchacho, Gramaciones Grabofónicas) debería funcionar a la perfección: Juventud Juché palpitan a tal velocidad que no podría ser de otro modo.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1553067943/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=2/transparent=true/

Sucede que de el éxito o no de esta empresa dependía todo lo demás. Me sucede. La cascada de guitarras-que-quieren-sonar eléctricas-pero-que-al-final-quedan-acústicas, gritos enrabietados y bajos al borde del Funk — en feliz recuerdo de los Gang of Four del Entertainment! — de Juventud Juché EP (2012, Sonido Muchacho, Discos Walden) dependían en gran medida de su breve existencia. Un minuto. Un minuto y medio. No mucho más: la receta, de sobra conocida a lo largo de la historia del pop, era especialmente brillante cuando quedaba capitalizada por el Punk que asimilaba todo su mensaje en píldoras pensadas para ser paladeadas sólo durante segundos. De cómo trasladar semejante corsé a un álbum habla Quemadero: lo hace en palabras que son llamaradas y en canciones que duran dos veces más. Más todo: más bailables, más largas, más grandes, más Swell Maps, más The Fall, más macarras. Más Punk. Menos Punk.

Cerillas a punto de prender

La apuesta de Juventud Juché parece clara, no obstante. Es más Punk porque sigue siendo enfado, cerillas a punto de prender y velocidad. Es menos Punk, y he aquí lo relevante, porque Juventud Juché han alargado su mensaje hasta medios tiempos donde el bajo lo domina todo, de forma pausada y tiránica — ‘Haz la Mantis’ — , y hasta guitarras que pasan del halo ramoniano al espíritu totalitario de Keith Levene en PiL — ‘Zona Muerta’ — . Es decir, Juventud Juché han tomado exactamente el único camino que podían tomar. O al menos escuchando Quemadero da la sensación de que esta vía era la única correcta, lo cual no puede ser sino un logro total del grupo. Es cierto que en el camino hemos perdido la necesidad de saltar del sofá de forma instantánea, de gritar a pecho descubierto la genial letra de ‘John Wayne’, pero ni siquiera eso es verdad del todo: ‘Dispara’ sigue ahí, y para todo lo demás está ‘Restos de un Incendio’.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1553067943/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=5/transparent=true/

7.85/10

Los ritmos quebradizos de Quemadero inducen al trance oscuro y obsesivo como ninguna canción anterior de Juventud Juché. Y por ahí se cuela otro de los grandes méritos de este disco y del grupo: deja entrever con cierta facilidad exultante hacia dónde pueden dirigirse sus canciones en el futuro. Todo un mundo de posibilidades limitado por los requerimientos de un género como el Post-punk lindando el Art Punk: esto es, ninguno. Juventud Juché son ahora un grupo que se deja escuchar con menos facilidad. Sus canciones son menos amistosas y el punto facilón/pop al modo The Feelies que sobrevolaba su EP se ha esfumado. Todo esto ha provocado que Juvenud Juché hayan dejado de ser un momento-glorioso-constante: Quemadero tiene cimas que no había en su EP, pero a cambio también tiene ciertos valles. Es normal, no obstante, y nada reprochable. Hay suficientes cerillas para quemar la nación en Quemadero, no importa cuántas dejen de prender, y eso basta.

Desde 2006, sin criterio alguno. Puedes contactar con nosotros en prensa@hipersonica.com.