Kanye West — My Beautiful Dark Twisted Fantasy: sencillamente cojonudo

Kanye West es uno de los artistas más influyentes en el panorama musical actual. Esa posición no sólo se la ha ganado a golpe de disco superventas y de un talento innegable, sino también a fuerza de intervenciones más o menos acertadas pero siempre polémicas, siempre dando que hablar y jamás quedándose callado si puede soltar una de esas frases sentenciosas que tan bien dosifica en entrevistas y comentarios.

808’s & Heartbreak, su anterior disco, no terminó de convencer a muchos y pareció más el capricho resultado de un momento de bajón personal tras una ruptura complicada y la muerte de su madre que una verdadera propuesta. Sin embargo, en su antecesor, Graduation, encontramos temazos redondos como ‘Flashing Lights’ y un planteamiento base que parecía perfecto para evolucionar en un siguiente álbum. Bien, My Beautiful Dark Twisted Fantasy es el disco que debería haber continuado esta tarea.

Adiós Auto Tune, hola talento crudo

My Beautiful Dark Twisted Fantasy es como la sinfonía compuesta por un genio con demasiadas ideas. En algunos momentos parece que West tiene tanto que contar y tiene tan poco tiempo y espacio que las ideas se condensan en colaboraciones multitudinarias y en estrofas de tinte casi filosófico y confesional.

Con el cordón umbilical del retoque musical seccionado sin piedad y concentrado en narrar cuanto ha cruzado su cabeza en los últimos años, en este disco encontramos canciones que subirán al podio de sus mejores temas desterrando otras que a su lado parecen simples bagatelas. Nunca Kanye West ha sonado tan claro ni ha tenido un foco tan determinado y perceptible, y ese ansia por cuidar cada detalle, cada tesis, es palpable, apreciable.

Es casi imposible destacar un corte por encima de otros. El tracklist, que abre con la genial ‘Dark Fantasy‘ en la que colabora la omnipresente Nicky Minaj, sirve de obertura para el tiovivo en el que estamos a punto de montar. “Can we get much higher?“, son las primeras palabras del álbum, y la respuesta, después de escucharlo entero, es no. Va a serle muy difícil superar lo que ha hecho aquí.

http://www.youtube.com/v/OhYs-XqY1Fg?fs=1&hl=es_ES

Grandilocuencia compleja y genial

Genial, en el sentido más literal de la palabra, es el trabajo que le ha llevado a parir algunas de las canciones de My Beautiful Dark Twisted Fantasy. Ya pudimos ir abriendo boca con ‘Runaway‘ y ‘POWER‘, que para mí suponen dos de las mejores ideas que ha tenido West en toda su carrera y que identifican a la perfección la tendencia general del disco. Con la primera de ellas tiró la casa por la ventana, grabando un corto de más de media hora en el cual podíamos ir escuchando alguno de los temas que las acompañarían en el disco, pero es que ‘Runaway‘ por sí misma es una de las 5 mejores canciones de este año y eclipsaba sin poder evitarlo el resto de novedades del corto.

http://www.youtube.com/v/L7_jYl8A73g?fs=1&hl=es_ES

Pese a que My Beautiful Dark Twisted Fantasy gira exclusivamente en torno a West a modo de obelisco áulico, las colaboraciones con las que ha contado en este trabajo son tan descomunales como su propuesta. Parece imposible condensar a Rihanna, Elton John, Fergie, John Legend, The-Dream, Ryan Leslie, Tony Williams, Charlie Wilson, Elly Jackson de La Roux, Alicia Keys y Kid Cudi en una única canción, ‘All The Lights‘; no lo es. Esto no es más que otro ejemplo de la grandiosidad y complejidad de las ideas que han emigrado de la mente del rapero a la hora de la composición y ensamblaje de esta obra faraónica. Eso sí, tratar de descubrir a todos y cada uno de ellos es casi como resolver el sudoku difícil del dominical.

http://www.youtube.com/v/Uayey2PSGpA?fs=1&hl=es_ES

I mean the shit is fucking ridiculous

http://www.youtube.com/v/1q4EDCnlaw8?fs=1&hl=es_ES