Kanye West quiere acabar con la pobreza con cúpulas, pero se ha topado con la barrera de los permisos urbanísticos

Voy a ser uno de los desarrolladores inmobiliarios más grandes de todos los tiempos, lo que Howard Hughes fue a la aviación y Henry Ford a los coches. Sólo la relación con mis arquitectos, mi entendimiento del espacio y las proporciones sagradas, esta nueva onda, esta nueva energía. Vamos a crear ciudades.

Se veía ilusionado a Kanye West con su superproyecto de cúpulas (sí, cupulas). Una serie de superestructruturas que iba a tomar inspiración de «todos los periodos de la existencia del hombre en la tierra» que iba a consumar la idea de excelencia que el rapero lleva a cada aventura que emprende.

La Idea. Una serie de cúpulas de 50 pies de alto (alrededor de los 15 metros), con un diseño fuertemente inspirado en el planeta Tattoine de Star Wars, construidas a lo largo de 300 acres de terrenos en la zona de Calabasas. La capacidad se estima que sea de alrededor de 125 mil personas. Se dice que la idea fue originalmente pensada para la actuación del millonario en Coachella, pero fue descartada.

Acabar con la pobreza. Al menos eso piensa Kanye que conseguirá con las cúpulas. Considera que su utópico sueño será capaz de eliminar las barreras que separan las clases económicas: los ricos, la clase media y los pobres. ¿Cómo? No está muy claro. Salvo para su mente, obviamente.

Problemas. La construcción ha tenido lugar durante estos últimos meses, pero parece ser que sin haber solucionado antes la cuestión de los permisos urbanísticos. Al parecer, las obras están rompiendo un sinfín de normas de construcción, y se le ha puesto de fecha límite el 15 de septiembre para solucionar las incidencias o proceder a demoler las cúpulas. Yeezus ha terminado optando por esto último.

Más problemas. Por lo visto, hasta las propia demolición de las superestructuras está violando las normas de construcción de la zona, como ha denunciado alguno de los vecinos. La ciudad de Calabasas sólo permite obras entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde, pero los obreros de Kanye han estado trabajando durante 12 horas diarias todos los días de la semana para poder cumplir los plazos.

¿Utopía detenida? Es complicado qué hará Ye una vez termine de demoler las estructuras (si es que llega a terminar antes de la fecha límite), si optará por llevar su deseada utopía a otra zona donde encuentre menos trabas o su magnífica mente ideará otra forma para acabar con la pobreza que no va a estar del todo clara. Salvo para él, evidentemente.

Anuncios