Anuncios

Karl Denson’s Tiny Universe — New Ammo

Callos en los dedos, el culo pelao de sentarse en los autobuses de gira mundiales y con un saxo levanta singles. El sabio secundario que todos los grandes artistas masivos quieren tener en sus filas. Karl Denson es un maestro del saxo, maestro que ha vivido a la sombra de bandas y artistas como en su día Maceo Parker, solo que esta vez cambiamos a James Brown por Lenny Kravitz. Siempre hay tíos con más suerte que otros. Su nuevo álbum, New Ammo (2014, Stoopid), tiene motivos suficientes para darle el éxito por su cuenta.

La aventura personal de Denson necesita de una banda que dé vida a su música a lo grande. Las big bands de Nueva Orleans dejan por un momento las canciones más suaves y clásicas del Jazz y del Rhythm & Blues para sumarse al Jazz-Funk frenético. Como si de repente Eddie Harris a finales de los 60 se hubiese encontrado con George Clinton en la mezcla aún incipiente entre el Funk y el Jazz.

Eddie Harris no se cruzó en el camino de las familias numerosas de Clinton pero sí lo hizo con Miles Davis, un avanzado a la hora de fusionar y cambiar el sonido de la trompeta. Al brebaje podemos sumar la fluidez con que Sonny Rollins se convertía en el coloso del saxo de los 50. Karl Denson bebe bien de aquel salto hacia el Hard Bop más frenético acompañándolo de la eficacia del Rock instrumental y de vibrantes cambios de ritmo.

Tiny Universe es la banda que acompaña a Karl Denson en este New Ammo donde el bajo de Chris Stillwell es clave para marcar el groove que el propio Karl Denson se esfuerza en subir por las nubes en cada bocanada al falo curvado y dorado ayudado de la trompeta de Chris Littlefield, el saxo barítono de Daniel de la Cruz y el trombón de Andy Geib. Los teclados sintetizados de David Vieth se mantienen en el inteligente segundo plano que en ‘New Ammo’ estiran hasta los siete minutos con sus teclas marcando el baile.

Mientras, a la guitarra, la última incorporación a la banda, DJ Williams (desde el verano de 2011). Él es quien ensucia ‘My Baby’ con los riffs eléctricos para que Karl Denson se encuentre compartiendo las voces con Nicki Bluhm. Aquí es donde escuchamos una de las mejores partes instrumentales del álbum a la mitad de la canción con el saxo bien arriba y la batería de John Staten poniendo la red de salvación bien abajo. ‘My Baby’ es el single elegido para promocionar el disco por raciones obvias. El propio Denson comenta: “Por fin hemos descubierto la manera de capturar en estudio lo que hacemos en directo”.

La música de Karl Denson y su banda nos transporta a los mejores conjuntos de Jazz-Funk. En ‘Malgorium’ y ‘Sure Shot’ dan vida a más crímenes de los 60 y asesinatos sexuales sin resolver como Herbie Hancock hiciese con Blow-Up, en ‘Everybody Knows That’ buscan el lucimiento de la guitarra, en ‘Odysseus’ cogen la fuerza del Heavy para pillar por sorpresa y hasta se marcan el triple al versionar el ‘Seven Nation Army’ de The White Stripes con su flauta para extenderlo hasta casi los siete minutos instrumentales.

Bendito secundario en la sombra, le ha llegado la hora de lucirse libre, con todos los focos apuntándole.

8/10

Los veteranos secundarios que logran mantener viva la fiesta del Jazz-Funk de los más grandes, con su dosis de Rock directo y fácil para enganchar a cualquier vehículo. Karl Denson está ante su álbum definitivo para ponerse en la primera línea por sí mismo.

Anuncios