Anuncios

Katatonia — Sanctitude

La verdad es que si de algo no se puede acusar a Katatonia a lo largo de su historia es la de ser monolíticos. Puede parecer que no viendo que sus últimos discos de estudio han seguido muy al pie de la letra las señas de identidad que ya se descubrieron a finales del siglo pasado y fueron desarrollando con el paso de los años. No obstante, la diferencia entre la versión actual de los suecos con la de sus inicios es bastante palpable, y aunque parezca que en sus últimos tiempos parecen haber recorrido más que de sobra sus cuatro esquinas (con mucho acierto, eso sí), siempre logran imaginar nuevas vías para explorar como grupo.

Quizá realizar versiones acústicas de tus propios temas no sea la idea más revolucionaria que se te pueda ocurrir actualmente como músico, pero desde luego es una vía que, si está muy bien hecha, puede convertirse en algo muy interesante y Katatonia estaban dispuesto a explorar ese camino. Sin embargo, algo en mí no terminó de conectar con lo que ofrecieron en Dethroned & Uncrowned (Kscope, 2013), quizá por sonar demasiado correcto, como si simplemente hubieran cambiado las guitarras y demás por acústicas, y no poseer demasiada alma, pero lo que más me pareció decepcionante y que hizo que el disco para mí no pasara más allá de la mera curiosidad fue que se centraran exclusivamente en incluir las canciones de su último disco, Dead End Kings (Peaceville, 2012).

Katatonia haciendo las cosas como es debido y con calma

https://www.youtube.com/embed/EB8FC22Yc8w?rel=0

Me pareció especialmente mal por no atreverse a tirarse la piscina de verdad y quedarse sólo sentados en el bordillo, intentar una jugada que ya practicaron Anathema en el pasado (por partida doble además) y que posiblemente les hubiera salido fantástica porque capacidades y talento tienen de sobra, además de grandes canciones. Afortunadamente lograron resarcirse en su gira de Unplugged and Reworked en la que exploraron una gran cantidad de temas de su discografía en su versión más limpia y desnuda, despojados de la garra doom metal que les caracteriza. Y para mayor fortuna nuestra, una de las actuaciones de dicha gira fue grabada y da forma a este disco que hoy nos ocupa.

Con Sanctitude se atreven por fin con lo que no hicieron en Dethroned & Uncrowned: transformar temas del resto de su discografía

Entiendo que en muchas ocasiones un álbum en directo puede ocasionar cierto grado de pereza por la sensación de que lo mismo no le aporta nada diferente o especial con respecto a los discos de estudio, y la cosa se acrecenta cuando la banda en cuestión ya sacó otro directo hace dos años. Sin embargo, Sanctitude (Kscope, 2015) no es un trabajo en directo más, como podéis deducir de su contexto y de su planteamiento, y desde luego una vez se escucha se ve claramente que merecía mucho la pena emplear casi una hora y veinte minutos de nuestro tiempo para degustar este lavado de cara que reciben estas 17 canciones.

https://www.youtube.com/embed/OUO2UcAD7cI?rel=0

Desde su mismo comienzo Sanctitude inspira recogimiento, también pausa, solemnidad, pero sobre todo produce piel de gallina. Los suecos aquí no pinchan en hueso y logran que el toque sobrecogedor habitual de sus canciones se mantenga e incluso se acrecente, quizá mucho más de lo que lograrían de haber grabado estas canciones en un estudio y no dentro de una iglesia. El toque del directo aporta más viveza y más energía a cada rasgueo de las acústicas, a cada elemento de la percusión empleada por JP Asplund, a los puntuales efectos logrados por Bruce Soord con el sintetizador o a los ocasionales punteos con la delicada guitarra eléctrica de Jonas Renske.

Desde su mismo comienzo Sanctitude inspira recogimiento, también pausa, solemnidad, pero sobre todo produce piel de gallina

Con una ambientación y una interpretación sublimes, sobra entender que el repertorio fue más que bien seleccionado. Se nota que Katatonia han buscado las canciones más apropiadas para ser adaptadas a este formato, sin abusar de las ya convertidas en Dethroned & Uncrowned (sólo 5 son de Dead End Kings) y escogiendo auténticas perlas como ‘Teargas’ o ‘Evidence’, aunque claramente el hecho de ser canciones muy queridas por el público no ha sido el factor principal para aparecer en este concierto. De hecho, los auténticos highlights provienen de temas como ‘Tonight’s Music’, ‘Lethean’ o ‘Unfurl’, con portentosas interpretaciones.

https://www.youtube.com/embed/g2mjHJhyVqg?rel=0

8/10

No cabe duda, a poco que te guste un grupo como éste, la escucha de Sanctitude se hace bastante imprescindible, trascendiendo el terreno de la curiosidad y ofreciendo una nueva dimensión a una buena colección de canciones estremecedoras y brillantes. Katatonia logran generar una atmósfera intensa, vibrante, que toca la fibra y, sobre todo, exquisita. El mimo con el que cada músico toca su instrumento o la maestría con la que Renske saca partido de su emotiva y sobrecogedora voz te dejan completamente enmudecido.

Anuncios