Cuando me encuentro con este tipo de noticias, lo primero que me pregunto es: ¿realmente era necesario? Parece que la respuesta debe de ser que sí, porque si no, no consigo explicármelo. Después de su arrasador — y machacón — debut One of the Boys, Katy Perry está dispuesta a volver a la carga este mismo verano.

Ha anunciado que su segundo trabajo, después de meses de retrasos al no encontrar fechas con las que poder grabar con su colaborador Ryan Tedder, cantante de OneRepublic, verá la luz este verano y que su sonido estará mucho más cerca del de grupos como Abba y The Cardigans. Churras con merinas, en definitiva.

Cuando fui de gira, por mucho que me gusten las canciones “de relleno”, sentía que faltaba algo que hiciera saltar a la gente arriba y abajo. Me encanta esa sensación cuando todo el mundo salta al unísono. Trabajamos en Santa Bárbara, en Los Ángeles. Le decía a todo el mundo que tenía un montón de joyas, pero no tenía la corona, y cuando finalmente encontré la corona, todas las joyas cobraron sentido. Y ahora tengo esto, esta corona que estoy preparada para enseñaros.

Pese a lo difuso y disperso de sus declaraciones — las metáforas no son su fuerte -, parece que la cantante está muy contenta con el resultado de este disco. También ha afirmado que, en un alarde de originalidad sin precedentes, antes de grabar le dio a su productor, Dr Luke, una cinta con todos los grupos que le gustaban y a los que quería que se pareciera este nuevo álbum, entre ellos, Abba y The Cardigans, que casi tienen entre sí más puntos en común, y ya es decir, que con la Perry. Con estas premisas, casi no quiero ni imaginar qué nos espera.

Para que vayáis recordando a qué se nos sometió hace poco más de un año, ahí tenéis una de cal, que aquí de arena poco.

http://www.youtube.com/v/j3rpcScmusY&hl=es_ES&fs=1&

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments