Keane — Strangeland: ten cuidado con lo que deseas

“Keane — Strangeland” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/KeaneStrangeland.jpg» class=”centro” />

Keane deslumbraron con Hopes and Fears en un alarde de que la simplicidad instrumental no era sinónimo de carencias, sino de concisión. Su debut todavía está fresco y no ha perdido con los años, de hecho es uno de esos discos a los que se puede volver a visitar de vez en cuando, sobre todo si no te sientes igual de satisfecho por el resto de su trabajo como por su debut. Si ése es tu caso, es posible que recibas Strangeland con los brazos abiertos. Pero tanto si buscabas un retorno a los orígenes como si aguardabas un paso al frente que los distanciara de Night Train como Perfect Symmetry los alejó de Under The Iron Sea, el poso que te va a quedar es turbio.

Volver al inicio no es sinónimo de seguir haciéndolo bien

¿Cuántos os caeríais de culo si Muse anunciara que van a volver a hacer un Showbiz? Sustituid donde sea preciso por el nombre de vuestra banda favorita y su debut, y muchos levantaríais la mano como yo. A pesar de que Keane han afirmado en varias ocasiones que el sonido de este nuevo disco está más cerca a Under The Iron Sea, lo cierto es que anda más próximo a su primer álbum que a su irregular continuación.

Hay algo en Strangeland que automáticamente remite a lo que descubrimos en Hopes and Fears, sobre todo a la gran ‘Everybody’s Changing’. Sí, ahora esa reivindicación musical en la que se sobraban con una batería, un teclado y la refrescante voz de Tom Chaplin ha madurado hacia una instrumentación más compleja, que no mejor.

https://www.youtube.com/embed/JddEezXWf8Y

Vídeo | Youtube

Ahí radica uno de los aspectos más olvidables de Strangeland. Instrumentalmente hablando tiene una uniformidad rayana en lo repetitivo, en el uso continuo de mismas estructuras y fórmulas. Sí, como conjunto, la sensación de coherencia es tremenda, pero hace que antes de que llegues al final sepas cómo va a terminar la película.

Hay algunos momentos brillantes, quizá no tantos como a los que nos han tenido acostumbrados en el primer y tercer disco, pero existen, más elaborados, más maduros, más meditados. Porque eso es algo que sí se nota. Independientemente de que pueda aburrirte tanta homogeneidad, hay algo tras el disco que deja intuir un intento por crecer, por reconocer los errores e intentar volver a tierra segura. Pero como dice Donellan, cuanto más lejos estés de casa, mejor. Y aquí han decidido volver al hogar y trancar puertas y ventanas.

https://www.youtube.com/embed/iGLkbuVM_Yo

Vídeo | Youtube

Keane consideraron que Perfect Symmetry fue un poco autoindulgente, como algo negativo. ¿Desde cuándo? Aunque no hubiera sido el gran disco que es, está claro cuando una banda se divierte con lo que hace. Y yo creo que Chaplin y compañía se lo pasaron en grande pegando aquel puñetazo en la mesa, tanto si fue un capricho como un paso adelante.

Quizá deberían haber visto el camino que se abría ante ellos con aquel desvío en lugar de dar media vuelta y tratar de hacer como si nunca hubieran hecho nada más después de Under the Iron Sea. Dicen que han intentando recuperar la energía de su tercer álbum e inyectársela a esta nueva apuesta, pero salvo contados momentos en su tracklist, el resto discurre con parsimonia y, por momentos, con excesiva tranquilidad.

https://www.youtube.com/embed/e3nj_Ytq1tg

Vídeo | Youtube

La nostalgia te hará volver

He disfrutado muchísimo con Keane, quizá de una manera un tanto caprichosa, porque cuando han pinchado no he tenido ningún problema en darles la espalda. Pero tras escuchar Strangeland, hay algo que te hace añorar la primera vez que descubriste Hopes and Fears, el primer concierto, el nuevo single.

No es un mal disco, pero no es el retorno deslumbrante que muchos esperábamos con ansia, sobre todo porque mejorar su último EP “experimental” no parecía un listón demasiado alto a superar. Y lo superan, no creáis que intento transmitir lo contrario. Es más, diré que el paso atrás no ha sido en vano, sino que recuerda más a tocar el bordillo de la piscina antes de sumergirte de nuevo.

https://www.youtube.com/embed/zokXiRiad70

Vídeo | Youtube

Sin embargo, a la altura de un cuarto disco, no esperas que un grupo como éste y con un tercer trabajo como el suyo vuelvan atrás a la seguridad del debut y a la tímida evolución del segundo. La jugada ha sido tremendamente sobre seguro, con unos cuantos años a la espalda como bagaje, sí, pero descartando algunos detalles que sí funcionaron.

Se echa en falta, salvo en un par de temas de la zona media del tracklist, un par de hits con pegada de los que nos suelen echar en casi todos los discos — incluso aquel ‘Is It Any Wonder?’ fue un pelotazo -. Se les nota algo descafeinados en esa sección, imprescindible para que el ritmo y el nivel de este tipo de trabajos brille.

https://www.youtube.com/embed/wJUrLqJFQsA

Vídeo | Youtube

Keane han decidido recuperar lo que cosechó más éxitos, seguidores y respaldo de crítica y público de su carrera. Y lo han logrado, su sonido es claramente una reminiscencia de aquellos primeros pasos, con más equipaje y experiencia a sus espaldas. Pero por el camino se ha quedado la pegada, los instantes de genialidad en detrimento de un estilo coherente y maduro. En ningún momento, tan divertido como casi ninguno de sus anteriores LPs.

Anuncios