Kele — Trick

No hay comentarios

Podemos llamarlo capricho si queréis, pero lo de Kele Okereke con la electrónica va camino de convertirse en poco más que eso. Hace unos días se ponía en circulación Trick, su nuevo álbum en clave “dance”, y una vez más, viene a confirmarnos que al vocalista le iba mejor en el mundo del rock, junto a sus Bloc Party.

Pero claro, mejor ir abonando el terreno por lo que pueda hacer falta cosechar, que las épocas de vacas flacas pueden acechar tras cualquier matojo, y todo pinta ir por esos derroteros si atendemos a lo escuchado en Four y a los continuos rumores de disolución de la banda.

Tras un más que prescindible primer intento en The Boxer, Kele vuelve a la carga enseñándonos todos los trucos que le quedan en la manga para tratar de atraer a su público a la pista de baile. Sus argumentos vienen bajo el título de Trick (Lilac Records, 2014) y cabe decir que se quedan un poco en tierra de nadie.

Trick: superando trucos que no era difícil superar

Por un lado, y vaya por delante la conclusión, hay que decir que Trick es infinitamente superior a The Boxer. Kele ha hecho los deberes y parece haberle cogido el pulso a la electrónica. Ahora no se va tanto de un extremo estilístico a otro, y con Trick nos ofrece un disco con mayor cohesión que el anterior.

El house, tirando a deep es la bandera que exhibe en estas 11 nuevas canciones, pero ahora se pasea por recursos de otros, como los de proyectos tan exitosos como Rudimental o Disclosure. Puro revival en muchos casos. En otros momentos, como en el de la apertura misma del álbum con ‘First Impressions’, o en ‘Coasting’ y ‘Closer’, se atreve incluso a coquetear con ritmos más dignos de Burial y otras vacas sagradas de la electrónica británica. Demasiadas pretensiones por esa parte.

Es precisamente en las bases electrónicas, con buenos bajos en casi todos los cortes y sin abusar nunca en el número de BPMs donde Trick es un disco ganador. Pero la cosa hace aguas en muchos de los cortes sobre todo por la voz de Okereke. Sus falsetes se encuentran a veces como pez fuera del agua y la sensualidad que intenta transmitir queda mejor cuando está en manos de vocalistas invitados.

Y aún así, ‘Coasting’, el tema que servía de adelanto al álbum, cantado por le mismo Kele, es sin duda la mejor muestra que podía haber elegido. Él sólo supera a todo el álbum anterior y a los EPs lanzados entre aquel y éste. Es un tema mucho más maduro que lo mismo se mueve por terrenos sombríos que los ilumina con su estribillo.

Humour Me’ o ‘Year Zero’ aspiran a mucho menos, y es por eso por lo que quizás no fallan, marcando un asegunda parte del disco más interesante que la primera. En esta zona del tracklist, Kele es menos exquisito, yendo más hacía el sonido Disclosure, y es por eso por lo que parece funcionar mejor y su voz parece menos metida con calzador.

Kele: buscando un lugar donde no sabemos si lo tiene

6.3/10

Trick es un disco de house que por suerte no trata de colarnos una nueva visión de la electrónica más ramplona y de radiofórmula, como si hacía en cierto modo su antecesor. Mayor cohesión y más fácil digestión por ser un material mucho más serio hacen ver con otros ojos a un Kele Okereke que, no obstante sigue pareciendo perdido y dando palos al aire, a diestra y siniestra, por si con alguno acierta.

Su problema real es que quiere pelear en una liga que ya tienes sus propios astros y en la que Kele no tiene un verdadero lugar y no es más que un recién llegado. Ésta es una liga en la que hace falta tener ideas, y no tratar de llegar simplemente con una voz, (casi el elemento más prescindible en la música de baile, porque es algo que se soluciona con vocalistas invitados o con samplers) que, para colmo de males no es ningún vozarrón.

Además, el tratar de moverse en un estilo tan diferente al de Bloc Party hace que necesites una base completamente de fans nueva; el público objetivo de la banda no es el mismo que el que Kele pretende llevarse al huerto. Y al pretender a ese público, Kele topa con el mismo problema: hay gente muy grande haciendo cosas muy serias.