Kelly Rowland es una de esas artistas que es difícil pillar en un renuncio musical. Rara vez, incluso en sus peores propuestas, se le ha podido tachar de incorrecta o de chapucera. A todos sus trabajos les dedica su toque de saber estar, su elegancia innata y su corrección sobre las tablas, pero en más de una ocasión, le falta el gancho que otras sí encuentran por diferentes caminos, sea el de la provocación, el del genio musical o el de simplicidad.

Últimamente, sus colaboraciones con David Guetta en el onmipresente tema ‘When Love Takes Over’ y en su más discreto single ‘Commander’, que ha servido como adelanto de su tercer disco de estudio, han proporcionado a Rowland un incremento de su popularidad perfecto como trampolín sobre el que lanzar su nuevo álbum. A ‘Commander‘ le ha seguido ‘Rose Colored Glasses‘ como sencillo, con otro productor Midas a los mandos, Dr. Luke.

Sin embargo, ni el primer ni el segundo single han provocado una reacción en crítica o ventas comparable al corte de Guetta. Y es que, al menos en esta ocasión, Kelly peca de excesivamente correcta, casi de predecible. ‘Rose Colored Glasses‘ es un tema perfectamente válido, con momentos fantásticos, pero al que no le termino de encontrar el punto que hace que una canción llegue a lo más alto. Tiene elegancia, tiene estilo, tiene la dosis perfecta de R&B para una balada de estas características, pero sigo sin saber qué le falta.

El vídeo es sencillo y sin demasiadas pretensiones, con Kelly en el centro desfilando en círculos y rodeada de agua y confeti, apenas alguna imagen que trate de narrar la historia de la canción. Tampoco es imperativo hacer un vídeo descomunal con multitud de recursos, pero está claro que algo más de trabajo en este tipo de promociones suele ayudar bastante. Si no, que se lo pregunten a la Gaga.

Vía | The Prophet Blog

Vídeo | Youtube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments