Anuncios

Killswitch Engage — Disarm The Descent: recuperando el crédito perdido

La trayectoria de Killswitch Engage no ha sido especialmente larga, pero tampoco es que no hayan tenido tiempo de hacer nada. Es más, han pasado por mucho durante sus casi trece años de existencia. En los cinco de estudio lanzados han visto como su cantante original se marchaba después de su segundo álbum, cuando la banda estaba en auténtico auge de popularidad y creatividad, y luego han visto como su sustituto también abandonaba la agrupación tras una gran inestabilidad interna.

No es la primera vez que me confieso admirador de esos dos primeros trabajos de la banda de Massachusetts junto con ese cantante original, Jesse Leach. Pero menospreciar el trabajo de su sustituto, Howard Jones, teniendo en cuenta lo difícil que es sustituir a un cantante que ha ayudado a darle identidad al grupo y lo bueno que es The End Of Heartache, sería un grave error. Sin embargo, fue durante la época de Jones como cantante cuando llegó la debacle creativa del grupo, llegando a primar más la pose que la personalidad. No es la primera vez que hablo de esta tendencia posturil que se da demasiado a menudo en el Metalcore, pero creo que Killswitch Engage han sido los que mejor han personificado esta horrible tendencia.

Killswitch Engage, cogiendo piezas antiguas para desengrasar la máquina

https://www.youtube.com/embed/9-rIHFbOSDQ

Finalmente, Jones terminó por abandonar la banda y el grupo volvía a encontrarse roto y en la necesidad de reemplazar al miembro más identificable y que ha sido de sus principales compositores (aunque el nivel de estas composiciones no haya sido el más alto). Es difícil que haya otra persona que pueda rellenar tal hueco y que ayude a recomponer una banda en horas bajas, tanto cualitativamente como emocionalmente. Sin embargo, se dice que “lo que no te mata te hace más fuerte” y también que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Esas frases debieron de ser las que decoraron las paredes del estudio de grabación para que la banda cogiera inspiración. Aunque, más que malo conocido, yo diría que muy bueno conocido. El retorno de Jesse Leach hizo gritar con alegría y jolgorio a todos los fans de esa primera etapa del grupo creyendo que los buenos tiempos regresarían. Yo, sin embargo, me mantuve cauto. El regreso de uno de los frontman más queridos del Metalcore no tenía porque significar el regreso de los buenos tiempos.

Disarm The Descent y el reencuentro de la banda con su identidad

https://www.youtube.com/embed/HANCzu70us4

No ha sido hasta que pude escuchar los primeros segundos de ‘In Due Time’, el primer adelanto que los estadounidenses ofrecieron de Disarm The Descent, hasta que empecé a tener ciertas esperanzas con respecto a ellos. El tema sonaba muy bien, como antaño, tenía gancho en su sección rítmica y Leach mostraba que los años no habían pasado por él, que estaba en plena forma para poder ayudar a tirar del carro y remontar esta cuesta arriba para la banda.

La verdad es que el inicio del disco es más que esperanzador. Partiendo del cañonazo inicial, ‘The Hell In Me’, pasando por un ‘Beyond The Flames’ a medio gas hasta llegar a los dos auténticos himnos de este disco, ‘In Due Time’ y ‘The New Awakening’, temas que no desentonarían en un concierto de los de Massachusetts junto con otros de sus grandes temas de antaño. Un inicio de tal calibre de potencia y efectividad hacía presagiar un regreso a los tiempos dorados de Alive Or Just Breathing.

https://www.youtube.com/embed/lzRGcNPqTeg

Sin embargo, no todo es brillantez y gloria. Con ‘A Tribute To The Fallen’ te deja a medias porque por un lado contiene la base para poder ser otro buen tema, pero en su estribillo se desinfla de una manera abismal. A partir de ‘The Turning Point’, el disco prosigue una línea que oscila entre lo anodino y lo insustancial con algunos momentos de frescura durante la parte media y el final de este, debidos a que la banda no consigue terminar de matar lo bien iniciado en sus ritmos iniciales. Tienen riffs iniciales y estrofas espectaculares, pero tienden a diluirse con facilidad a la hora de llegar al estribillo, y no vale quedarse en los preliminares.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:7fUHV22D4ofDeQMgaXWW2E

No me veáis excesivamente pesimista, hay muchos puntos fuertes. Por ejemplo, el propio Leach, que muestra un nivel excepcional tanto en los guturales como en las voces limpias, cambiándolas sin que suenen forzadas, y los riffs de guitarra vuelven a ser directos e impactantes, demostrando que Adam Dutkiewicz no ha perdido facultades en este aspecto. Sin embargo, la escabrosa línea de irregularidad con respecto al magnífico inicio se prolonga hasta el momento final, donde tras un medio tiempo bastante flojo como el de ‘Always’ llega un estupendo cierre como ‘Time Will Not Remain’ con un mensaje de la banda entre líneas: “no nos deis por muertos, aun podemos dar guerra”.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:2ShiXKmKaDmRlgIZAmfIvR

Mentiría si dijera que Disarm The Descent se puede equiparar con la obra magna del grupo, Alive Or Just Breathing. Ni siquiera consigue equipararse con The End Of Heartache, la última obra realmente buena del grupo. Sin embargo, el disco consigue ser más disfrutable y ameno que sus dos predecesores juntos. Esos cuarenta minutos consiguen pasarse en un suspiro antes de que puedas darte cuenta. No figurará entre las quinielas de los mejores discos metaleros del año, pero con el esfuerzo creo que han conseguido algo más importante aun: recuperar su identidad perdida en el pasado. Han conseguido volver a juntar los trozos de una banda desmembrada y volver a ser un grupo, y Leach tiene buena parte de la culpa.

Tracklist de Disarm The Descent

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:album:5I6bH0UaVR4LnKmVUWDZoD

Anuncios