Anuncios

King Gizzard and the Lizard Wizard — Float Along — Fill Your Lungs

¿Existe o puede existir un ejercicio de heroísmo contemporáneo más bello que abrir un disco con una jam psicodélica de un cuarto de hora de duración? De ser así alguien debería decirles a King Gizzard and the Lizard Wizard que deberían redoblar la apuesta, que hacer un disco tan divertido y adictivo como Float Along — Fill Your Lungs (2013, autoeditado) no es suficiente, que soltarse la melena como pocos grupos que se manejan en sus parámetros tampoco lo es, que deberían saltar a una nueva galaxia, a la del Rock Cuántico, para convertirse en los übermensch del Garage Rock. Y entonces y sólo entonces podríamos dar por finalizado ester hermoso capítulo en la historia de la psicodelia y los jóvenes que tocan canciones destartaladas: cerrar la puerta y decir adiós, agitando la mano con melancolía pero con la seguridad de haber tocado el cielo.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1510489151/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=1/transparent=true/

Pero ese día aún no ha llegado porque, hasta donde sabemos, el mundo sigue girando sin que los increíbles King Gizzard and the Lizard Wizard — australianos, Melbourne, de nombre apoteósico, nada puede salir mal a estas alturas de párrafo — hayan perturbado su marcha. Y eso está mal: nada debería obligar más a reflexionar a la humanidad que este exagerado y loquísimo disco. Quizá peque de hiperbólico: hablamos de un grupo capaz de publicar un disco reinterpretando el Spaguetti Western en forma de Garage Rock — Eyes Like the Sky (2013, autoeditado) — . King Gizzard and the Lizard Wizard siempre han sido un grupo irreverente, desde su debut, 12 Bar Bruise (2012, Fuse), hasta este indudablemente superior Float Along — Fill Your Lungs. Pero todo lo que antes era un no demasiado memorable ejercicio de estilo ha pasado ahora a otra dimensión, en apenas un año.

Una batidora de diversión

Float Along — Fill Your Lungs podría nacer y morir en ‘Head On/Pill’ pero entonces nada tendría la misma gracia. Lo meritorio de King Gizzard and the Lizard Wizard es que se dan la vuelta a sí mismos y, en vez de hacer lo que hacen todos los demás grupos que compiten en sus mismas coordenadas, disparan todas sus balas desde el primer momento. Adiós clichés: aquí las jams interminables no cierran discos, a modo de epitafio autocomplaciente, sino que los abren. King Gizzard and the Lizard Wizard se han colocado una manzana en la cabeza y le han solicitado al arquero que dispare desde muy lejos. Naturalmente el resto del trabajo no está a la misma altura, pero eso no es lo relevante. Si hay algo por lo que este disco merezca un elogio desmedido es por este ejercicio de valiente subversión. Casi un insulto a los cánones. Una genialidad heterodoxa.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1510489151/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=8/transparent=true/

8.2/10

¿Hay vida después de ‘Head On/Pill’? De lo contrario el arrebatador gesto de rebeldía no tendría valor. La hay, y además es apasionante. Float Along — Fill Your Lungs se adentra en los terrenos orientales de Harrison en ‘I’m Not Unless I Have A Woman’ y ’30 Past 7' — en la onda de The Holydrug Couple — , opta por el Lo-fi elemental en ‘God Is Calling Me Back Home’ o acude al Rock ‘n Roll clásico de ‘Let Me Mend The Past’. King Gizzard and the Lizard Wizard pisan todos los terrenos de la psicodelia garagera. Un museo contemporáneo de lo que es capaz de ofrecer el género que, en sus manos, lejos de apriorismos y recursos manidos, se transforma en una batidora de canciones para bailar y soñar. Float Along — Fill Your Lungs es uno de los discos que más me han divertido este año al que aún no le he encontrado fin. Y dudo mucho que se lo encuentre.

Anuncios