Anuncios

King Gizzard and the Lizard Wizard — I’m in Your Mind Fuzz


Lo quieras o no, están ya en tu mente. Y es irremediable. Ya son parte de ti y no se van a despegar de ti. Hay algo de salvaje hedonismo en el ritmo de publicación que siguen King Gizzard and the Lizard Wizard, que casi parece que están a punto de darnos otro disco más en cuanto giremos en la esquina. Sin embargo, si no fueran así de frenéticos probablemente no nos fascinarían tanto. Cualquiera intentaría controlar el ritmo de trabajo, concentrar para pulir y redondear la obra, pero ellos necesitan pasar rápido a otra cosa, a una nueva canción, a una nueva ida de olla.

Esa idiosincrasia es la que provoca que les salgan varias maravillas al mismo tiempo que rarezas indigestas que provocan inmediatos arqueos de ceja. En tres años han sacado cinco discos. Hemos hecho bromas sobre el incansable ritmo de trabajo de Ty Segall por menos, sólo que los australianos filtran menos. Pero no pasa nada, porque es gracias a discos menores y jocosos como Oddments (autoeditado, 2014) por lo que podemos tener discos como I’m in Your Mind Fuzz (autoeditado, 2014). Es la única manera que ellos conciben para colarse en tu mente.

Ya se preguntaba Mohorte en el fabuloso Float Along — Fill Your Lungs (autoeditado, 2013), uno de esos discos por los que da gusto acercarse a la psicodelia sin ser seguidor acérrimo del género, si había vida tras el excesivo y maravilloso esfuerzo de quince minutos de ‘Head On/Pill’. Una pregunta extrapolable al resto de su carrera, y la respuesta a la misma cuestión en ambos ámbitos es la misma: por supuesto que sí, que por algo están en nuestras mentes.

No hay nada equiparable en este disco a la joyaza de ‘Head On/Pill’, pero ni falta que le hace teniendo el magnífico combo de las cuatro primeras canciones

I’m in Your Mind Fuzz es un espectacular ejercicio donde garage y psicodelia se dan de la mano una vez más para ofrecer magníficos resultados. Consiguiendo con mejor resultado lo que Thee Oh Sees querían lograr este año pero no han terminado de cristalizar. No hay nada equiparable en este disco a la joyaza de ‘Head On/Pill’, pero ni falta que le hace. De hecho, la conjunción que logran en los cuatro primeros temas, tres donde afirman, niegan y afirman con fuzz que están en nuestra mente y el especial invitado ‘Cellophane’ que pasaba por allí, casi parece algo cercano a una suite, pero sin serlo. Solo un agradable espejismo que se aloja en nuestras mentes.

Y nos tocará retomar la misma cuestión que mi compañero sugirió en Float Along — Fill Your Lungs. ¿Hay vida más allá del arrollador combo de las cuatro canciones? Claro que la hay, quizá algo más errática que en aquel disco, pero sin duda bastante reconfortante. Sólo ‘Am I In Heaven?’ eleva considerablemente el nivel de un conjunto de canciones, algunas con bastantes excesos pero otras irremediablemente excitantes. Su diversión no conoce límites, y ojalá no los conozca nunca. Da igual las marcianadas que vengas, siempre serán compensadas por asombrosos arranques de socarrona y reconfortante juventud ya implantada en nuestras mentes.

7.9/10

King Gizzard and the Lizard Wizard vuelven a lograr un disco con el que volar alto y sin motor, pero sin perderse entre las nubes. Disfrutar de esa sensación revigorizante que llena tus oídos al darle al play y se traslada al resto de tu cuerpo, a tus pulmones, a tus extremidades, a tus visceras retroperitoneales. Y sí, también a tu mente. Teniéndonos así de conquistados como nos tienen los australianos a varios de los miembros de esta santa casa, había que hablar sí o sí de un disco tan estimulante como I’m in Your Mind Fuzz. Y vosotros tenéis que escucharlo sí o sí.

Anuncios