No esperéis encontrar en Oddments (2014, autoeditado) el fulgor, la brillantez, la velocidad, la inagotable capacidad de sorpresa de Float Along — Fill Your Lungs (2013, autoeditado). Oddments, como su propio nombre indica, no parece mucho más que una recopilación de rarezas que el grupo ha ido desarrollando durante los últimos dos años.

Lo sea así o no, no sería de extrañar, por otro lado, ya que hablamos de King Gizzard and The Lizard Wizard, un grupo capaz de reinterpretar en clave Garage Rock un spagueti western y que navega entre la psicodelia de todos los colores imaginables en sus momentos más inspirados. ¿Pero merecen la pena estas rarezas más allá de una mera nota a pie de página en la hasta el momento breve pero genial carrera de los australianos? De un modo ligero e irreverente, sin demasiadas pretensiones, sí, lo merecen.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3657754108/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/t=4/transparent=true/

Todo en esta vida requiere del punto exacto de inspiración, talento y visión: King Gizzard and The Lizard Wizard son un grupo tocado por la varita excéntrica del humor irreverente. Esto, en el mundo del Pop, puede derivar en dos clases de grupo: uno gracioso pero que no va más allá de la simpatía y la parodia a veces involuntaria y a veces no; y uno gracioso pero al mismo tiempo cerebral, megalómano pero al mismo tiempo razonable y enajenado pero al mismo tiempo racional.

O lo que es lo mismo hablando de los segundos: en The Flaming Lips. Por fortuna para todos los que disfrutamos muchísimo con Float Along — Fill Your Lungs — en Hipersónica ya les mostramos nuestro amor — , King Gizzard and The Lizard Wizard están más cerca de Wayne Coyne que de Santi Balmes. ¿Resultado? Oddments tiene unas cuantas canciones estupendas, a las que echar en cara muy poquito.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3657754108/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/t=9/transparent=true/

Ligero como la brisa veraniega: el Blues Rock amigable de ‘It’s Got Old’ casa a la perfección con el Garage Rock infantil y de juguete de ‘Vegemite’. Hay mucho de canciones a medio hacer: le pasa a ‘Sleepwalker’, que, sin embargo, resulta deliciosa gracias a los teclados y al falsete del vocalista. King Gizzard and The Lizard Wizard tiran de sátira, o de autoparodia consciente, en ‘Hot Wax’ y de melodía cándida, emotiva y sesentera en ‘Crying’.

7/10

Oddments, en definitiva, es un disco la mar de entretenido al que cada nueva escucha le he ido encontrando mejor acomodo en mi oído. Y mejor aún: King Gizzard and The Lizard Wizard logran que gracias a sus ¿descartes? les queramos más de lo que les queríamos y deseemos más fuerte que antes más nuevo material, tan galáctico y espectacular como Float Along — Fill Your Lungs.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments