Puedes intentar llevarles la contraria, pero ellos hicieron Repeater. Puedes querer replicarles, pero siempre podrán responderte que Steady Diet Of Nothing. Puedes cantar misa y ellos seguirán saliéndose con la suya gracias a Red Medicine o a In on the Kill Taker. Vale, quizás cuando salga a colación End Hits la cosa se pone más complicada… Pero al final está The Argument (2001, Dischord) esperando, y ahí se acaba la pelea. Porque un disco así es el punto final perfecto. A una excelente discografía y a una apasionada discusión.

Lo fácil sería decir que The Argument es el disco accesible de Fugazi, ése en el que intentaron tirar por el camino aperturista a costa de la mordiente en su sonido; lo que en la discusión pueril se cataloga como venderse. Naturalmente, no hay nada más lejos de la realidad para un grupo que desde sus comienzos ha sabido muy bien cómo conservar la independencia artística y comercial a través del sello fundado por Ian MacKaye, sacrificando gustosamente la posibilidad de una distribución más masiva a través de las grandes discográficas que han tocado a su puerta prometiéndoles el oro y el moro. La respuesta está en sus letras, donde ellos mismos demuestran esa sensación de desapego y esa ausencia de pertenencia (‘Ex-Spectator’).

Pero quién puede acusarles de nada parecido viendo cómo se atrevieron a tirar abajo los muros del punk metiendo aquí cellos y pianos de forma nada disruptiva, cómo jugaron al despiste juntando hasta dos baterías en una misma canción no para hacerlo todo más ruidoso, sino para profundizar en la sección rítmica como nunca antes lo habían hecho. Cómo lo que parece rock de consenso (‘Cashout’) es en realidad una bomba de relojería que no dará ningún aviso antes de explotar (‘Full Disclosure’).

Fugazi se han dado cuenta de que se puede hablar de la rabia, la frustración y las ganas de cambio sin necesidad de alzar la voz

Fugazi siguen siendo tan vehementes como siempre, tan inamovibles en sus ideas políticas y en su mensaje social, pero ya se han dado cuenta de que no necesitan gritar para expresarse; que se puede hablar de la rabia, la frustración y las ganas de cambio sin necesidad de alzar la voz (‘The Kill’). Quizás algunas veces les fallara el autocontrol dejándose llevar hacia las formas del pasado (‘Epic Problem’), pero pronto ellos mismos se dan la colleja y recuperan la compostura sin que nadie más les tenga que decir nada.

https://www.youtube.com/watch?v=U-ALAsTNGLQ

Mientras que otros grandes del punk se acaban convirtiendo con el tiempo en eternos adolescentes con aspecto de señoras mayores y en ridículas bromas de lo que algún día fueron, el cuarteto de Washington afronta su madurez con elegancia, con saber estar, firmes en sus convicciones pero conscientes de su realidad. Sabedores de que el tiempo pasa para todos, también para su música, invierten lo aprendido durante los años en tocar mejor (‘Strangelight’), en ampliar sus miras (‘Life And Limb’) y en perfeccionar la producción que todo lo cubre, pero sin dejar de creer en lo que siempre creyeron, ni comprometer sus estándares por nada del mundo.

El cuarteto de Washington afronta su madurez con elegancia, con saber estar, firmes en sus convicciones pero conscientes de su realidad

‘Nightshop’, ya casi al terminar el álbum, es el corte que mejor define lo que Fugazi querían hacer aquí. La tensa introducción promete guerra, pero cuando la voz y el resto de instrumentos se van uniendo a la mezcla, queda claro que no van a explotar a las primeras de cambio, que se lo van a tomar con paciencia. La melodía evoluciona, palpitante, esperando a llegar casi a su ecuador para desplegarse realmente. Y cuando por fin lo hace, cuando ya no hay quien detenga a los riffs, sabes que han ganado la discusión.

https://www.youtube.com/watch?v=Babwg8rCJqs

9.5/10

Resulta que al final este disco no será la última razón de peso que Fugazi pondrán sobre la mesa para que nos rindamos a ellos: este próximo mes de noviembre se pone a la venta First Demo (2014, Dischord), aunque como muy bien apunta su nombre no es material nuevo, sino grabaciones demo de sus comienzos. Por ello precisamente se situará justo al otro lado del espectro, el polo opuesto a lo que representa The Argument, pero sin dejar de ser lo mismo en el fondo: las muestras de lo que define un grupo para el culto.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments