En diez años de carrera y con casi 80 canciones publicadas el Chucho de Fernando Alfaro nos ha contado todo tipo de historias. La lógica acaba dejándonos distintos lugares comunes, distintos puntos sobre los que la pluma vuelve a pasar en la trazada. Con todos los perdones pedidos a uno de los letristas que más admiro de la escena española, a Chucho le falta una canción. La canción que surge tras un regreso esperado (sin ser ‘Huracanes con nombre’), el recuerdo de los fragmentos del pasado unidos y el paralelo destrozo a tal obra por mi parte.

Todos los versos han sido extraídos de las canciones que Chucho han ido publicando en estos años. Mis canciones favoritas de la banda que he juntado en esta boutade sin tener piedad de ellas. Juntas acaban dando una visión de Chucho que va de la rabia inicial a la nana final. De perder la esperanza a pensar que lo mejor está por vivir.

Al tiempo, una lista de Spotify recoge todas ellas ya sin tal corta y pega mortal.

‘La canción de Chucho

Estoy perdiendo la esperanza
de controlar este temblor.
Asomado a la ventana me perdí.
En medio del limbo,
¿quién quiere ser rey?

El ángel exterminador inseminó a María,
su negra espada de fuego le alumbró la cara.
Un ángel turbio está al caer,
es un humano a medio hacer.

Te abriré mi corazón podrido
y te pondré cerca del animal.
Por mi mala cabeza un día
se me va a perder la vida.

Yo sólo quiero operarte, nena,
será coser y cantar,
Por qué será que nunca me toca a mí
tener el mundo en un segundo.

Ya sabes que siempre se me pone dura el alma
de tocarte, acariciarte con los dedos.
Soy un chucho, un perruzo,
tengo sed y hambre,
tengo sed, tengo ganas de meter.

Y tú me hablas de fiebre,
mi vida entera tiene,
mi vida tiene fiebre.

Ya que te había olvidado,
una foto tuya, qué inoportuna,
una nueva emoción
que me brota hoy aquí,
llévame tan lejos que no pueda volver,
déjame tan ciego que no pueda ver.

Me lo dijiste aquella noche:
No leas más, léeme a mí.
Y el humo veneno de toda la noche con
el mal pensamiento se esfumó.

Os contaré vuestra vida,
no voy a contar la mía,
sé que no soy perfecto,
pero soy único niña.

Pero no huyas, no, de mi cárcel de amor,
sigue aquí, que ahora empieza lo peor.
Y bien, hacerse viejo, ¿qué será?
¿Ser un despojo quizás, pero digno y con ley moral,
o entregarse al hedonismo, atroz individualismo, satánico asesino al final?

Me voy a arrancar
el pecho y gritar
que no volverás.
Me he convertido en un experto,
soy el rey del error.

Aprendimos a querernos ahí tirados en las vías del tren,
el que me llevó tan lejos…
No te preocupes,
no me voy a caer.

Y la vida nos arrastra
bajo cielos con borrasca
y no, no podemos volver hacia atrás.

Gran angular, visión lateral,
gran angular, sólo tienes que mirar.

Sé que siempre supe todo de ti
y tú de mí
sin saberlo.

Esta fue la nota que un día nos dejó,
la derrota que cada mañana probó.

Duérmete niña, duérmete ya,
que sueñes con un sueño que nos haga olvidar.
Que lo mejor de nuestra vida aún está por ocurrir.

Letras | Musicoscopio
Lista en Spotify | Chucho — Las mejores canciones

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments