Iron Maiden Bruce Dickinson

Corría el final del verano de 1981 y la agencia de management de Iron Maiden anunciaba que Paul Di’Anno dejaba de ser el cantante de la banda británica. Su éxito estaba creciendo como la espuma con tan solo dos discos de estudios: Iron Maiden (Emi, 1980) y Killers (Emi, 1981). Las razones esgrimidas fueron varias: diferencias visiones sobre el futuro musical de la banda, que el vocalista no se encontraba a gusto y la más obvia, la mala vida que se estaba dando fumando, bebiendo y no cuidando su voz, circunstancia que en varias ocasiones obligó a suspender algunos conciertos. Su sustituto sería Bruce Dickinson, cantante de Samson, y la cinta que envió para optar al puesto la podemos escuchar.

En nada se parecía la voz de Dickinson a la de Di’Anno. Pero Bruce ‘Air Ride Siren’ Dickinson, el mote que le pusieron sus compañeros al entrar en Iron Maiden, pasó con nota la prueba. De hecho sus interpretaciones de ‘Killers’, ‘Twilight Zone’, y ‘Wratchild’ son antológicas, especialmente esos agudos que podemos escuchar en el minuto 9:09 de la última canción.

El momento en que Iron Maiden tomaron otra dimensión

Lo siguiente que conocemos es que Iron Maiden tomó una nueva dimensión con su siguiente álbum. The Number of The Beast, tercer elepé de la banda, llegó el 29 de marzo de 1982 bajo la producción de Martin Bich y una portada todavía más escalofriante de la portada protagonizada por Eddie de Derek Riggs. En 2012 fue declarado mejor disco británico de los últimos 60 años.

Enseguida, ‘Run to The Hills’ y el tema que da título al álbum alcanzaron el top 20 en las listas británicas, y Iron Maiden ofreció una gira de 10 meses y 180 conciertos por Europa, Estados Unidos y Japón. La parada en el festival de Reading 82 como cabeza de cartel es un hito en su carrera.

Vía | SkullsNBones

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments