Anuncios

La Costa Brava — Déjese querer por una loca: por fin reeditado en vinilo

“La Costa Brava — Déjese querer por una loca” src=”http://img.hipersonica.com/2014/03/la-costa-brava-dejese-querer-por-una-loca.jpg» class=”centro” />

Déjese querer por una loca tiene las mismas canciones que la edición del CD. Es vinilo de 180 gramos (los habituales son de 140 gramos), y poco más que decir salvo que para nosotros es un disco especial.

Esto es lo que me contaba el otro día por mail Pedro Vizcaíno, capo del sello Grabaciones en el Mar, a propósito del debut de La Costa Brava que sale a la venta en una edición limitadísima en LP el próximo 5 de mayo. Incluso desde el sello zaragozano se recomienda reservarlo a través de su dirección de mail o en nuestro dealer particular.

Poco que añadir a lo dicho en su día por mi compañero probertoj en septiembre de 2008 sobre Déjese querer por una loca en un especial que preparamos en Hipersónica sobre la obra del malogrado Sergio Algora, fallecido como consecuencia de un problema cardíaco el 9 de julio de aquel mismo año.

A Sergio Algora le conocía desde la época de El Niño Gusano, cuyo primer elepé, Circo Luso, presentaron en Oviedo en el festival Oviedo Múltiple y me tocó entrevistarlos. Era entonces cuando sonaba fuerte aquella versión que hicieron de Mecano.

Luego, casualidades de la vida, coincidimos en la misma empresa de distribución, el en Zaragoza como responsable del Departamento de Discos, y yo como Dircom en la tienda que existe en las afueras de la capital del Principado de Asturias. Además, Algora llevaba por entonces aquello que se llamaba Nuevo Talento y hablamos más de una vez para coordinar algunos conciertos de presentación. Y más tarde, en 2006, presentó su último libro en un pack que incluyó hablar de A los hombres de buena voluntad más concierto acústico junto a Fran Fernández.

Déjese querer por una loca salió en 2003, un año muy importante para mí y fue lo primero que escuché de esta banda que antes se llamaba Muy Poca Gente pero con el añadido de Fran Fernández, líder de Australian Blonde, que tenía canciones que en principio no encajaban en su grupo de siempre.

https://www.youtube.com/watch?v=XukiFMhHFlQ

La mezcla de los talentos de Algora y Fernández chocaba de principio, pero no era una unión antinatura. Primero porque cada uno tenía su estilo pero se complementaban. Dos maneras de entender la música popular. Por proximidad yo prefería por entonces los temas de Fran Fernández: las excelsas ‘Hazte camarera’, ‘Lentillas de colores’, ‘Desastre’, ‘Déjese querer por una loca’ o ‘Gwen Stacy’, escrita por Algora, que como la instrumental ‘El auténtico Gin Tonic’ se grabó en casa de Fran. Y varias de éstas siguen en el repertorio de Francisco Nixon.

Pero pasados los años el material de Sergio Algora ganó muchísimos enteros. En el fondo está bien, a ritmo de música de cóctel, o esas dos genialidades titulada ‘Mal menor’ y ‘Jesus, Etc, Etc’. Y claro está, esa versión tan Wayne Coyne como todo el disco de Flaming Lips de ‘Dos científicos (Carrera por el premio)’, y la de Kiev cuando nieva, de ‘2-sept-2000’.

Una pena que el grupo tuviera ese final tan abrupto y triste porque nos dejaron una colección de álbumes soberbios. Brindo por Sergio Algora, allá donde esté, y también por Fran Fernández, Dani Garuz y Eloy Cases.

Más en Hipersónica | Especial Sergio Algora: Déjese querer por una loca

Anuncios