Por algún motivo que todavía no he aclarado, me llaman mucho la atención las bandas que se forman a partir de músicos de otras bandas, habitualmente como bandas paralelas a las suyas “propias”. Y La Familia es un ejemplo de eso, con músicos de otras bandas gallegas como Maryland, Igloo, The Blows o Circular, para dar un resultado que no recuerda al de ninguno de dichas bandas. Por tanto, grupo necesario.

Por otro lado, me sorprende la cotidianeidad que impregna todo el trabajo (empezando ya desde el nombre del grupo o el título del álbum), lo que, irremediablemente, a mucha gente le dará por encasillarlo prematuramente como algo a lo que no prestar mucha atención, algo para poner de fondo mientras se chequea el mail, o se cocina, o lo que sea. Y aunque este uso es tan bueno como otro cualquiera, no conviene arrinconarlo ya desde este momento a algo hogareño, aunque, sin duda, es el lugar ideal para disfrutar de ellos. En tu casa, o, en su defecto, en tu coche.

En su debut, el grupo opta por una serie de canciones de pop con consistencia, bebiendo fundamentalmente del folk-rock americano, y a su vez, tiene parentesco con algunos de los grupos nacionales destacados del pop alternativo de los últimos años. Básicamente, suenan como un crossover entre Maga y L.A., incluyendo a Fon Román en el grupo, y como si Eladio y los Seres Queridos sonasen con la consistencia de los Sunday Drivers más americanos.

http://www.youtube.com/v/Msqxs3q6eUA?fs=1&hl=es_ES

Además, entre sus aciertos están los de preocuparse por los arreglos y de esta manera expresar la pluralidad de su paleta de colores, como con las armonías vocales de ‘Un rayo de sol’ (¿homenaje a Fleet Foxes?), o la trompeta de ‘Gira mundial’, o los coros femeninos de ‘Ana’. Sin embargo, los temas que más me gustan son los que no buscan directamente la felicidad y el buen rollo (aunque algunas logren resultados optimistas como ‘Hoy me siento cowboy’), sino en los que se limitan a ser cronistas. Y entre esos destacan las mejores canciones del álbum: la intensa ‘Qué puedo perder’ o, sobre todo, la inicial ‘Polo norte’ y la ryanadamescaSolución’.

No obstante, tienen detalles que pulir de cara a futuras entregas. Por ejemplo, las letras en algunas canciones acaban siendo algo ñoñas y forzadas a la hora de encajar en la canción (tocando fondo en ‘Me quiero enamorar’), y el tracklist comete el error de situar al inicio, tras ‘Polo norte’, ‘Un rayo de Sol’ y ‘Ana’, dando la impresión de que se precipitan a la hora de querer demostrar todo lo que pueden hacer, en lugar de, progresiva y sutilmente, ir dejándonos esos detalles.

En definitiva, un disco más que digno, como una reivindicación costumbrista de cierto tipo de pop contagioso y otoñal, alejado de virguerías y de exceso de instrumentaciones (por ejemplo, Hola A Todo el Mundo han hecho un disco delicioso, pero que resulta un empacho de tropecientos instrumentos), y concediéndole el protagonismo a una voz personal y a unas melodías agradables para esos sábados encapotados en los que pasear se convierte en una depuración mental y espiritual.

Escúchalo en | Deezer, Spotify

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments