Este año Sigur Rós se volvieron a topar con una acusación de evasión fiscal, después de una primera acusación que resolvieron al reconocer el delito durante los ejercicios fiscales comprendidos entre 2011 y 2014, causado por un error del contable del grupo. Los islandeses pagaron la deuda correspondiente, pero el pasado marzo volvieron a ser acusador por un supuesto error durante el mismo periodo por el que fueron acusados anteriormente.

El equipo legal de la banda argumentó ante el juzgado del distrito de Reykjavík que estos nuevos cargos deberían ser retirados, dado que hacen alusión al mismo delito por el que se declararon culpables anteriormente y por el que ya pagaron su deuda económica (algo más de un millón de euros). Ante esta redundancia, la justicia islandesa dio la razón a la defensa y los cargos fueron desestimados el pasado 4 de octubre. Un calvario menos para la banda.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments