La despedida de Zidane del fútbol profesional fue un duro varapalo para muchos, empezando por el club donde se retiró, el Real Madrid, que no consiguió encontrar un digno sucesor de la magia que este aportaba (aunque dicen que hay un chaval malagueño que apunta maneras), pero sobre todo en su país natal, Francia, que vio marchar a uno de los mejores jugadores de su país en años. Cegados por el recuerdo, muchos intentaron buscarle un sustituto, sobre todo periodistas deportivos. Se empezó con Gourcuff, al que se le encasquetó la etiqueta de “El nuevo Zidane”, pero tras una magnífica temporada en el Burdeos, se quedó en eso, promesa. Ahora continua sin pena ni gloria en Lyon, donde comparte vestuario con un chaval talentoso llamador Grenier, al que algunos valientes ya están comparando con el astro francés. Esperemos que termine de mejor manera que el último “Nuevo Zidane”.

Tranquilos, estos no es Diarios del Fútbol, el paralelismo musical viene ahora. Musicalmente, el caso de Lisabö me recuerda en cierta a manera al de Zidane. No es que se hayan separado ni mucho menos, pero siendo tan difícil seguirles la pista y viendo la calma con la que se toman su trabajo a la hora de lanzar discos, uno nunca puede estar seguro. No obstante, siguen siendo una de las mejores bandas que existen dentro de nuestras fronteras, con unas cualidades tan características que les hacen únicos e imprescindibles. Por eso, a muchos les gustaría que bandas de este tipo proliferaran en nuestra escena patria, habiendo algunos casos en los que ciertos grupos han terminado siendo comparados con el grupo de Irún.

Viva Belgrado, una gran promesa

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=626712402/size=medium/bgcol=333333/linkcol=ffffff/t=5/transparent=true/

Véase el caso de los catalanes Standstill, las mentes pensantes que desarrollaron discos imprescindibles dentro del Hardcore patrio como The Ionic Spell o Memories Collector. Luego llegó su álbum homónimo y muchos vieron, o quisieron ver, ciertos detalles similares a los iruneses y algunos los denominaron como “los Lisabö que cantan en castellano”. Sin embargo, la comparación se quedó ahí. Y no porque no supieran explotar más lo que prometían (vease Gourcuff), sino porque hicieron un viraje musical importante, alabado por muchos, denostado por otros. Los Standstill de hoy en día tienen poco o nada que ver con los de aquellos días.

No obstante, la diosa musical, tan caprichosa como impredecible, decidió escuchar las plegarias de los melómanos españoles y transmitió las enseñanzas y el legado de Lisabö a unos jóvenes cordobeses que trabajan bajo el nombre de Viva Belgrado. Este cuarteto andaluz explora su música desde una perspectiva similar a la de los vascos. Es decir, ese Post-Rock con muchas trazas de Post-Hardcore (o un Post-Hardcore con influencia del Post-Rock), donde la influencia de grupos como Fugazi, Slint y Explosions In The Sky resultan clave.

Un disco compacto y equilibrado

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=4257422008/size=medium/bgcol=333333/linkcol=ffffff/t=3/transparent=true/

Desde su formación en 2012, se han ido dando a conocer a través de una demo y de un EP de este año, titulado El Invierno. Ahora, gracias a la ayuda de Tokyo Jupiter Records, han podido publicar ese material, junto con dos nuevos temas, en formato físico en forma de CD de debut homónimo. Aunque el disco se componga de unir sus dos primeros EPs, la grabación de ambos fue bastante próxima en el tiempo, por lo que no hay grandes contrastes entre ambos y todo se puede escuchar como un conjunto único y bastante sólido.

Ahí están la sensación de angustia, la violencia sonora, la desolación interior y las canciones abrasivas e intensas, pero magnificadas. Difícil no acordarse de Lisabö cuando comienza a sonar ‘Conflagración’, pero aquí no hay dobles baterías para darle más empaque al sonido, no hay letras escritas en el complicado lenguaje del Euskera, sino en el Castellano que habla desde el chaval de Valladolid hasta el jubilado residente en Orihuela. Por supuesto, la distancia cualitativa entre ambas bandas es notoria. No hay que olvidar de que Lisabö son una banda con mucho recorrido y que Viva Belgrado son unos debutantes.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=970879779/size=medium/bgcol=333333/linkcol=ffffff/t=1/transparent=true/

Sin embargo, tienen grandes muestras de talento. Muy buenas. Entre sus credenciales figuran un grandioso tema como ‘El Gran Danés’, la excelsa manufactura Post-Rockera de ‘Ersa’, la rabia y la fuerza de ‘Catedrales’ y la expansiva y retorcida brillantez de ‘Terminalia’. Cuántos desearían tener canciones como estas en un debut, siendo mejores las de la segunda mitad (perteneciente a El Invierno). Ni siquiera Standstill las tenía.

Grenier apunta grandes cosas en Lyon, pero hay que evitar las comparaciones con el astro francés y dejar que pueda evolucionar a gusto para poder llegar a estar entre los mejores de su país. Con Viva Belgrado debemos hacer lo mismo. Las comparaciones con Lisabö son algo evidente, pero debemos evitarlas y dejar que el propio grupo pueda evolucionar en su estilo hasta alcanzar un sonido propio que no requiera de tantas comparaciones. Ahora mismo son grandes promesas. Quizá el día de mañana acaben entre los más grandes del territorio nacional (siempre y cuando a la caprichosa Diosa musical de su arbitraria aprobación).

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments