La maqueta era mejor (X): Tentudia, por encima del eterno debate de las etiquetas

Como apostillaba mi compañero Ferraia hace solo una semana, ya va siendo hora de acabar con la recurrente afirmación de que la música patria, como poco, carece de interés. He de reconocer que yo mismo la he entonado en no pocas ocasiones y por eso mismo hago este ejercicio de rectificación y autoflagelación necesaria. Ajeno a algunas de las corrientes que más fuerza han cogido en los últimos tiempos en nuestro país, he acabado reenganchándome a lo que en casa se produce, apreciándolo como un reflejo de lo que aquí sucede y como una fehaciente muestra de que el no ver las cosas no quiere decir que las mismas no ocurran. Horn of the Rhino, Quaoar, Obsidian Kingdom o Toundra me han confirmado que en nuestro país hay vida más allá del pensamiento único impuesto por el indie. Y he de reconoceros que esa vida es muy muy estimulante.

Como bien sabéis esta sección va más allá de ser un repositorio de bandas interesantes, pues lo que pretende, de forma humilde, es reflejar algunas de las ideas más reseñables que se están desarrollando en nuestro país. Géneros como el Hardcore, el Post-Rock o el Garage ya han asomado en este espacio. Hoy es el turno de una propuesta difícil de clasificar para mi aunque en algunos espacios los califican como Drone, Slowcore o Post Rock. Como el debate de etiquetas puede complicárseme voy a llamarles simplemente por su nombre, Tentudia.

Tentudia, lento paladeo con recompensa

Lo primero que sorprende al escuchar el no titulado primer álbum de Tendudia es que estos sevillanos no tienen ninguna prisa. Mientras que la norma suele ser impactar desde un primer instante, el combo compuesto por Paula Castilla (batería), Pedro Román (bajo), Alberto Trigueros (teclado) y Pablo Vinuesa (guitarra) opta por dejar fluir las cosas con naturalidad, que los temas crezcan de forma paulatina, lenta pero segura, siempre con un rumbo fijo pero sin desvelar sus cartas a las primeras de cambio.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1106828609/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e32c14/t=2/transparent=true/

Influenciados, según ellos mismos reconocen, por proyectos que van desde el Hardcore de Fugazi hasta el Drone de Earth, pasando por el Post de Neurosis o Lisabö, Tentudia han sabido construir en su primer largo un álbum que no sólo ratifica lo apuntado por la demo 5V, sino que lleva su música a una nueva dimensión con un objetivo claro, que las referencias sean solo un mero punto de partida, no un horizonte hacia el que dirigirse de forma irremediable e imparable.

Una impecable labor tras los mandos de Raúl Perez en los estudios La Mina de Sevilla supone el ecosistema perfecto para que Tentudia desarrollen ese increscendo en intensidad, con algunas bajadas para coger impulso, que es S/T, logrando que la limpieza y transparencia del sonido logrado en el álbum permitan transmitir todas las interesantes ideas que los sevillanos llevaron para ser plasmadas en el estudio.

Una atalaya que permite conocer muy diversos parajes

Y hago hincapie en la labor de producción pues la misma me parece un punto fundamental, un factor que convierte a S/T en el disco que realmente es, una impactante carta de presentación para una banda novel. Todos los instrumentos tienen su propio espacio y juegan un papel fundamental en las lentas progresiones que Tentudia nos plantean, logrando que los momentos en los que la distorsión se hace presente la misma no eclipse en ningún momento a ninguno de los restantes instrumentos y, por tanto, no nos prive de ninguno de los muchos matices con los que cuenta el sonido de los sevillanos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1106828609/size=medium/bgcol=333333/linkcol=e32c14/t=5/transparent=true/

Como bien afirman en su hoja promocional, Tentudia describen su propia música como una búsqueda contínua del #DOLOR, representada la misma como un viaje que pasa por seis estadios diferentes en los que hay espacio para lentos desarrollos atmósféricos, algunas pinceladas Hardcore, oscuras y opresivas melodías al piano y eternas distorsiones Drone como catalizador de sensaciones. Esas seis estaciones previas no son más que una preparación, mental y física para el final despliegue en ‘#DOLOR’, último tema y que sirve no solo de colofón para un más que interesante álbum, sino de constatación de que esta joven banda sevillana ha sido capaz de desdibujar con maestría los límites de los géneros a los que se acerca para, paradójicamente, condensarlos todos en una propuesta bastante personal e interesante.

No se trata de una banda, ni lo pretenden, que ofrezca un sonido con vocación mayoritaria, pero aquellos que acepten el reto y emprendan el tortuoso camino que Tentudia nos proponen, acabarán obteniendo como recompensa la certificación de aquello que al inicio afirmaba. Deshacéos de todos vuestros prejuicios, pues los mismos no son más que un lastre que cada vez pesa más y más, un lastre que te ciega los ojos y ensordece tus oídos.

Anuncios