Veinte años después de que Nayim dibujara una excelsa parábola para desatar el júbilo más celebrado y ensordecedor jamás celebrado a orillas del Ebro, veinte años después de la eclosión de El Niño Gusano y de varios grupos más a su estela en la aún vívida actividad cultural de la ciudad, Zaragoza parece volver a dibujarse a sí misma en torno a cuatro acordes, cuatro bares y cuatro personas. Algo se mueve aquí y allá, llámese ciclo de conciertos Bombo y Platillo, la incandescencia de la Lata de Bombillas o el Explosivo Club, la reapertura del Centro Cívico Delicias o la bienvenida actividad de Zaragoza Feliz Feliz. Conciertos y gente, lo nunca visto en los últimos diez años. Y grupos. Hoy hablaremos de uno de ellos, aún en estado embrionario pese a tres años, más o menos, de trayectoria: El Gol de Nayim. Tan alto como aquel que batió a Seaman.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=418277718/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3163294300/transparent=true/

A mitad de camino entre el Power Pop de corte más clásico, las influencias planetarias y un tanto de psicodelia a medio hacer, a medio definir, El Gol de Nayim se han hecho un hueco preferente entre la programación habitual de conciertos en Zaragoza. Teloneros en dos ocasiones de Triángulo de Amor Bizarro — incluido aquel concierto apoteósico que el grupo gallego ofreció en Huesca hace muy poco y mediante el que me reconcilié con su último disco — , El Gol de Nayim, ya con formación asentada, ha ido puliendo el manojo de canciones hasta, quién sabe, la grabación de su primer disco. ¿Pronto? El tiempo es relativo. Al menos se pueden recorrer los nombres de sus componentes sin tropezar en abandonos y altas repentinas: Francho Algora, Adrián Escolano, Jorge Castejón, Francho Patillas y Enrique Villanueva. Ninguno supera los veintitrés.

La búsqueda del lugar adecuado

Relativo, decíamos: no es hasta 2012 cuando el grupo toma forma como tal. Entre tanto apenas unas cuantas canciones colgadas aquí y allá en Bandcamp. ¿Alguna nota destacable? Especialmente Portbou (2013, autoeditado), donde a falta de batería se lanzan al terreno acústico. El resultado es esperanzador: dos canciones preñadas de nostalgia juvenil y un delicioso desvarío de nueve minutos titulado ‘La mujer del cuerpo cítrico’ sumergido en psicodelia amable, luminosa y en la que pasar una tarde o dos. El año anterior habían publicado dos canciones de mejor enjundia en un single titulado Ataque en el Galibier (2012, autoeditado). Allí había más inconcreción sobre el camino que debían tomar. Responde a esto Francho Algora, letrista y cantante del grupo — y sobrino de Sergio Algora, a quien no hace falta presentar — :

No nos ponemos fronteras en cuanto al sonido del grupo. Tenemos muchos temas que van desde la psicodelia al Power Pop porque nos sale así. Es más, creo que en los directos podríamos y nos gusta dar giros a nuestras canciones hacia otros sonidos. ‘La mujer del cuerpo cítrico’ es un tema que en directo dura unos ocho minutos y está cerca de la Bossa Nova y la psicodelia donde experimentamos más, en cambio, ‘La paz mundial’ es un tema muy powerpopero.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=222184274/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2040658295/transparent=true/

Conviene protegerse cada vez que un grupo habla de “experimentación”, pero aquí hay más que palabrería. Al menos hay diversión. Para el recuerdo su versión vía La Leyenda del Espacio — por la densidad — del ‘Te estoy amando locamente’, que en directo también se les alarga hasta los siete minutos y que, pese a lo intrigante de la propuesta, funciona. En todo caso, donde El Gol de Nayim se sienten más cómodos por el momento es en las dos canciones que componen Budapest (2014, autoeditado), el pequeño single que subieron a Bandcamp el pasado febrero y en el que caben ‘Blanca’ y ‘La paz mundial’. En la primera caben estribillos para cantar a coro y melodías destartaladas. En la segunda velocidad. Nada original, convengamos. A El Gol de Nayim se le aprecia de manera ostensible la herencia sonora, tanto como a un libro abierto.

Del directo al estudio

La evolución notable en sus actuaciones en directo no se ha correspondido exactamente con idéntica tendencia en sus grabaciones. Budapest suena mejor que nada de lo que han grabado antes, quizá bien por primera vez, pero en el deje sigue estando la voz de Algora — compensada, eso sí, por letras más interesantes — . Con estos mimbres y tras tres años largos de existencia parece llegado el momento del disco. Será, en principio, después del verano. Y sonará así:

Se reflejará mucho más la parte psicodélica del grupo e incluso hasta un poco experimental pero no renunciaremos a los temas más Power Pop. El asunto es que sea un disco que vaya del pop a la psicodelia. El número de temas dependerá el tiempo que tengamos para grabar, pero estaría bien una docena de canciones.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=418277718/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2108475499/transparent=true/

Buena noticia si todo ello significa más canciones como ‘La mujer del cuerpo cítrico’ y más sensibilidad acústica, efervescencia juvenil y lisergia de andar por casa. Tanto en directo como en disco es el lugar donde mejor suenan y donde más cómodos parecen, por paradójico que parezca, dado que también es el lugar más difícil. Ahí, entre reminiscencias obligadas de El Niño Gusano, citas a Television Personalities, The Stone Roses o Mercromina — y una miriada de bagaje Power Pop debajo del otro brazo — , podría encontrarse su primer trabajo. Una noticia que reflejaría la Zaragoza felizmente alborotada del último año y medio, y cuya mejor prueba es el pequeño festival con abrumadora participación local organizado por Zaragoza Feliz Feliz, cuyo colofón final será el concierto de The Horrors. Una banda de nivel internacional cuya presencia en la ciudad hace no mucho tiempo se antojaba un exotismo. Ellos coinciden:

Nosotros pensamos que se está recuperando con el esfuerzo de programadores y de las salas que están captando a muchos grupos “top” para que vengan a Zaragoza, pero creemos que ese esfuerzo viene de lejos y que aún se necesitan más facilidades de horarios, aforos, etcétera. En Zaragoza siempre han estado saliendo muchos grupos constantemente, pero no nos gusta valorar el nivel de los grupos que ha habido, que hay o que habrá porque eso son circunstancias que se dan en el tiempo y que tampoco sabemos si reflejan algo importante.

Sea como fuere, Zaragoza parece recuperar el pulso. Y es algo por lo que, al margen de cualquier otra consideración, debemos alegrarnos todos.

La maqueta era mejor en Hipersónica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments