Si habéis leído anteriormente mis posts sobre ‘La Niña Que Llora En Tus Fiestas’ ya imaginaréis que me acerco a Cometas Por El Cielo con bastante resquemor. No podía ser de otra forma al escuchar a una banda que nunca me ha llamado la atención, más bien todo lo contrario, aunque sobre todo ha sido por la siempre forzada voz de Amaia Montero y por las excesivamente edulcoradas letras de las que siempre han hecho gala La Oreja De Van Gogh.

Mi sensación ahora frente a la música de los vascos viene a ser más o menos la misma, aunque haya mejorado algo desde que sustituyeron a Amaia, con su cargante personalidad, por Leire, que se me antoja una persona mucho menos acaparadora y más agradable y fácil de tratar; aunque claro, esto son sólo percepciones personales, no conozco ni a una ni a otra, y aquí no estamos valorando a personas, sino su música.

Así que, en lo verdaderamente musical, si que es cierto que la voz de Leire, aún siendo tan similar, se me hace bastante más llevadera y mucho, pero que mucho, menos forzada, y eso da un punto a favor de las canciones de La Oreja en sus últimos dos discos; las cosas como son.

Pero tras una buena cantidad de escuchas a Cometas Por El Cielo, la sensación que me ha dejado el disco es de cansancio. Y no porque la música sea excesivamente desagradable, sino por el gran esfuerzo que supone unir los dos puntos de vista que tengo ante este álbum, para tratar de dar una puntuación objetiva.

La parte de provecho: una producción muy cuidada

Está claro que la música, las canciones, se deben afrontar como un todo, pero es que si te gusta una melodía, y la producción, pero no puedes soportar las letras, ¿qué haces? ¿Dejas de acercarte a un disco por ello? Nadie te obliga a prestar atención a las retorcidas y forzadas palabras que pueblan la imagineria de La Oreja, así que, abstrayéndote algo de las palabras que Leire va recitando canción tras canción, algo de provecho se puede sacar.

https://www.youtube.com/embed/zAlsSqlxxyI

Si, se nota algo diferente en la producción, recordemos, de Simon Nordberg, productor de los últimos trabajos de Britney Spears, bastante cuidada ciertamente, pero aún así, suena indefectiblemente a La Oreja De Van Gogh de siempre, con todo lo bueno y con todo lo malo que ello supone, claro.

En este aspecto, casi diría que estamos ante un álbum sobresaliente si ignoramos el desastre de producción de ‘La Niña Que Llora En Tus Fiestas’, con ese exceso electrónico que, si, que LOVDG han lucido desde sus comienzos, pero que aquí es pura pompa, innecesario a todas luces para un tema que hubiera sido mucho más “de La Oreja” sin tanto boato sintético.

https://www.youtube.com/embed/CXDeSpCx08M

Pero el resto de cortes del disco disimulan ese exceso; si bien hay mucha electrónica, está mucho más oculta, por así decirlo, y se quedan en melodías muy cuidadas y efectos necesarios y no sobreexplotados, que bien podrían estar en cualquier álbum del mainstream internacional en lugar de en el de una de las bandas más queridas del panorama nacional (también hay que reconocer lo que se debe reconocer). Probablemente, si tuviéramos a Leire cantando en la lengua de la pérfida Albión tendríamos un disco superventas en el panorama internacional, aunque con este Cometas Por El Cielo también abarquen Latinoamérica… se ve que ellos prefieren hacer música más de andar por casa, aún teniendo un horizonte mucho más amplio al alcance de sus manos.

https://www.youtube.com/embed/cE9WNacltSI

La parte a desechar: las excesivas letras de siempre

Pero si dejamos a un lado nuestra capacidad de abstracción ante las letras de los 11 temas que componen Cometas Por El Cielo, lo que tenemos es un zas en toda la boca por parte de la realidad: ¡qué estamos ante un disco de La Oreja, no de Melendi o Estopa! ¡Leches! ¡Qué al dar al play sólo falta que del reproductor salgan flores, estrellas, mariposas..!

https://www.youtube.com/embed/quSBtc4geM4https://www.youtube.com/embed/Vi40juNefKg

Y es que, las letras de Cometas Por El Cielo, y por extensión las de toda la discografía de LODVG abarcan un interesante abanico de temáticas, como la muerte, la homosexualidad, el desamor y todo lo que queráis, pero lo hacen desde la puerilidad de las palabras de los adolescentes enamorados. ¿Habéis leído en alguna ocasión las palabras grandilocuentes, estiradas y retorcidas de alguien queriendo hablar del amor que siente, tratando de ser poético pero sin tener apenas idea de poesía más allá de la rima consonante? Pues a eso me suena lo que encuentro aquí, y eso es lo que siempre, además de la voz de Amaia, me ha mantenido alejado de la música esta banda. Y aquí hay una buena dosis de exceso lingüístico: eso es así.

https://www.youtube.com/embed/6HWhBesGj14

Así que, bueno; dicho lo dicho: ni frío ni calor. Los defectos de una parte del álbum (la vocal) quedan solventados por la otra (la instrumental y melódica) dejándonos un poco entre dos aguas. Está más que claro que con este nuevo trabajo, sexto en general, segundo con Leire, La Oreja De Van Gogh no van a decepcionar a nadie que haya disfrutado con ellos, con su música o con sus letras hasta el momento, pero igual de claro está que no van a repescar a nadie que no fuera seguidor con anterioridad.

Quedarán quienes maticen que la voz de una o la otra vocalista es mejor o peor, pero el conjunto sigue siendo el mismo: temas pop con mucha melodía y listos para conquistar las listas del mainstream a golpe de sobreexposición. Si eso es lo vuestro, Cometas Por El Cielo no tiene contraindicaciones para vosotros… una vez más, aunque el productor lleve otro nombre.

En Hipersónica | La Oreja De Van Gogh — ‘La Niña Que Llora En Tus Fiestas’: aunque la mona se vista de seda.., La Oreja De Van Gogh nos desvelan el resto de detalles de su nuevo disco, Cometas Por El Cielo

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments