Ser músico de un estilo minoritario en este país hace doblemente, cuando no triplemente, complicado el poder subsistir con el trabajo que tanto sudor y sangre te cuesta pero que te llena y te autorealiza como persona creativa. Llevar por bandera el DIY a veces no es sólo por búsqueda de plena libertad creativa, sino también una obligación por carencia de otros recursos. La zona geográfica también puede dificultar las cosas, pero lo que más complica para llegar a un amplio público es tocar Hardcore, a menos que hagas unas cuantas concesiones.

Por ello me sorprende (y también me alegra), ver cómo una banda como Viva Belgrado se está comenzando a hacer un nombre en nuestro país, porque está claro que calidad no les falta pero no es un grupo con un sonido que convezca de primeras al oyente medio. Si esto además sirve para que la gente se fije en las bandas del palo que tenemos por aquí, o concretamente en Andalucía, pues mejor que mejor. Justo de leerles en alguna entrevista fue como llegué a descubrir a La Parade.

La Parade, haciéndose sitio a gritos

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2680887508/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4017545010/transparent=true/

Llegué tarde para hablar de su notable debut, Voces del Exilio (Zegema Beach, 2014), pero no pensaba dejar pasar su sucesor que ha llegado poco más de un año después, pero con diversos cambios. Para empezar, la marcha de su bajista original a finales del año pasado y esta vez han tenido la ocasión de grabar en Westline Studios junto con Juan Blas (Nothink, Minor Empires). Buena muestra de que poco a poco se van haciendo un sitio, aunque sea exigiéndolo a gritos.

Ocho canciones intensas, desgarradoras, con guitarras a flor de piel y que clavan como un afilado y oxidado cuchillo

Sombra y Cuerpo (Zegema Beach, 2015) es el segundo disco de los granadinos donde vuelven a apostar por su fórmula ganadora, con mucho post-hardcore claramente escorado al screamo y con (muy) poco poso post-rock en comparación con Viva Belgrado. Ocho canciones intensas, desgarradoras, con guitarras a flor de piel y que clavan como un afilado y oxidado cuchillo. Un conjunto completo y sin demasiadas fisuras, en el que el grupo sabe muy bien a qué juega, cuáles son sus objetivos y cómo llegar a ellos.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2680887508/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1267638429/transparent=true/

7.7/10

Ahora mismo me cuesta decantarme por Voces del Exilio o por este Sombra y Cuerpo. Buena muestra de que lo que han logrado La Parade hasta el momento tiene poca mácula y ofrecerá bastante satisfacción a todo el buen amante del post-hardcore. Cierto es que aún se le ve potencial para ser aún mejores, pero nadie debería esperarse a que den el salto definitivo para poder disfrutarlos, ya sea con este disco o también con su predecesor. La cuestión es que los granadinos merecen mucho la pena, y por ello debéis tenerlos muy en cuenta.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments